Tras la polémica generada en los últimos días, la diputada provincial de Santa Fe, Amalia Granata, presentó un proyecto de ley, en el que se detallan los principales fundamentos para llevar adelante la medida del Servicio Cívico Obligatorio.

Según el texto, la iniciativa está dirigida a jóvenes de entre 18 y 20 años, sin distinción de género, que no acrediten estudios ni trabajos, y que cuenten con domicilio o residencia en la provincia de Santa Fe. Granata ideó su “servicio cívico” por el plazo de 12 meses, de lunes a viernes, con salidas los fines de semana y un régimen similar al de las Escuelas de la Familia Agrícola Santafesina (EFA). Además, aclara que también pueden anotarse, de forma voluntaria, personas de 20 y 21 años.

Tw de Amalia Granata.
Tw de Amalia Granata.

Otro de los principales puntos del proyecto, que contiene tres artículos, establece que tiene como finalidad “fomentar las habilidades relativas a la disciplina y la auto-disciplina”. E indica la necesidad de que incorporen “hábitos personales responsables”, como “la higiene personal, cuidado del cuerpo y la salud, alimentación responsable y disciplinas o destrezas deportivas o aeróbicas de defensa personal”.

“Los jóvenes adultos en la Argentina se encuentran, en gran medida, desamparados y desahuciados”, comienza el texto, que se para sobre los índices sociales del Indec para describir la “triste realidad” que, en palabras de Granata, lleva a la proliferación de “las actividades ilícitas” que “proveen de aparentes ‘soluciones’ económicas ‘fáciles y al alcance de la mano’”.

Por eso, apunta el proyecto en sus fundamentos, la obligatoriedad no tendría que ver con la intención de “coartar libertades o truncar proyectos de vida”, sino con el hecho de que “aquella persona que se encuentra quizás desanimada, conflictuada o carente de proyectos, muy probablemente no vaya voluntariamente a enrolarse en este tipo de programas”.

En ese sentido, para justificar la iniciativa, el texto describe la “preocupante” situación educativa de la Argentina y la compara con la de otros países, como China, Singapur o Hong Kong. “Más de la mitad de los alumnos que terminan el secundario carece de las habilidades mínimas para comprender textos”, señala Granata en el proyecto. Y precisa que “apenas el 1% de los estudiantes argentinos pudo obtener resultados avanzados en Matemática”, según los datos de la pruebas PISA de 2019.

Principales objetivos

Según el texto del proyecto de ley, el Servicio Cívico Obligatorio que propone Granata tiene como finalidad:

Fomentar en los participantes las habilidades relativas a la disciplina y auto-disciplina;

La incorporación de hábitos personales responsables en cuestiones de higiene personal, cuidado del cuerpo y la salud, alimentación responsable, y disciplinas o destrezas deportivas y/o aeróbicas y/o de defensa personal;

Proveer a la formación en el respeto de las normas comunitarias, sociales y cumplimiento de las leyes vigentes en al comunidad;

Estimular la participación y continuación de estudios superiores, terciarios y/o universitarios;

Promover el desarrollo de habilidades necesarias para la adultez y la vida autónoma;

Prevenir y disuadir el consumo de estupefacientes y sustancias problemáticas, alertando sobre los efectos nocivos de las mismas.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!