CAPITAL FEDERAL - Una usuaria de Twitter publicó una foto de su gato acostado sobre una alfombra. Un objeto cercano da rápidamente la impresión de que su pata delantera se encuentra separada del resto del cuerpo. "Por poco me da infarto", comentó la dueña del felino.

Pero una mirada más atenta permite descubrir que la pata faltante está doblada por debajo del gatito, mientras que el objeto que se asemeja en un primer instante a su extremidad parece ser un juguete de perro.

Esta trampa mental se explica a partir de la tendencia del cerebro humano de agrupar objetos en una entidad gracias a la proximidad, orientación y color de sus formas. Este principio se conoce como 'ley de cerramiento' en la Psicología de la Gestalt.

Fuente: RT Actualidad