RAWSON (ADNSUR) - El objetivo del Gobierno es prorrogar en los próximos cuatro años los días de clase para poder recuperar los meses perdidos durante 2018 y 2019. Entre las medidas a aplicar se encuentra la prolongación de las clases hasta el 20 de diciembre y el adelanto de su inicio a mediados de febrero. Además, se analizan cambios para el receso de invierno.

El ministro de Educación, Paulo Cassutti, adelantó algunas de las medidas que se están analizando para poder recuperar contenidos y días de clase que siguen sin tener muchos chicos de la provincia por el conflicto salarial.

“El gremio lo que nos ha dicho es que el viernes nos dará una respuesta a la oferta que ha hecho el Gobierno, son cuatro entidades gremiales que estuvieron presente en la reunión del lunes. Estamos esperando de las diferentes entidades gremiales (ATECH, SITRAED, AMET y UDA) la respuesta de cada gremio”, dijo Cassutti.

Para la recuperación de clases, “tenemos definido que los docentes que están afectados en las instituciones educativas hasta el 19 de diciembre, hasta el 14 con alumnos, lo que haremos es ampliar este período hasta el 19 con todos los estudiantes adentro de las instituciones educativas con los docentes, para poder recuperar algunos de los días de clase que se han perdido durante 2018 y 2019”.

Para los próximos ciclos lectivos se están armando los calendarios escolares, arrancando “cuando empiezan los docentes en febrero, luego de sus 60 días de vacaciones anuales; en ese momento ya arrancar con los estudiantes adentro de las aulas con los docentes y en ese marco tratar de estar recuperando unos 10 a 15 días de calendario escolar para poder tener siempre calendarios que superen en los próximos años, los 190 días de clase, si llegamos a los 200 días mucho mejor. Lo mismo ocurrirá el próximo año en diciembre: llegaremos hasta el último día con los estudiantes adentro del aula”.

“Otra definición que podemos tomar es en función de los días feriados. Muchas veces se tomaba el 8 y 9 de julio, el 8 se hacia el acto y el 9 correspondía al feriado. Ahora se tendrá que tener clase los días como el 8 de julio, por ejemplo, y el acto se hará el 9”.

También podrían haber modificaciones para el receso de invierno: “No lo descartamos”, dijo a Jornada.

Cassutti explicó que los docentes tienen, por estatuto, 60 días anuales de vacaciones, “que son las que se toman entre los últimos días de diciembre, todo enero y parte de febrero. Mientras se respeten los 60 días anuales de vacaciones corridas que les corresponden, los días del receso invernal de julio no son vacaciones, es receso”.

“Apostamos a poder resolver el conflicto con los docentes entre esta y la próxima semana, no estamos analizando un escenario con un paro que continúe hasta el 19 de diciembre”.

Para las escuelas sobredemandadas en las inscripciones para ingresar a primer año de secundario, “se está trabajando en el cuadernillo para que contenga las adaptaciones necesarias para que ningún alumno, por no haber tenido clases, se vea afectado en su rendimiento” al momento de realizar el examen para poder ingresar.

El ministro califica como “superadora” la propuesta que presentaron esta semana a los gremios ya que incluye la previsión económica para que el TEG continúe funcionando en los próximos meses.

El Gobierno asegura que está la previsión presupuestaria para que la obra social mantenga sus prestaciones habilitadas.

Cassutti destacó que este mes el pago escalonado “se redujo entre 9 y 10 días la fecha de inicio del pago”. Y que si bien desde las entidades gremiales se mantiene el paro de actividades, “muchos docentes están volviendo a las aulas, estamos viendo que el número del paro está descendiendo, está perdiendo fuerza”.

También afirmó que dentro del paquete de propuestas se presentó la conformación de una comisión que, junto a las entidades gremiales, puedan ir monitoreando las obras de refacción e infraestructura que se realicen en las escuelas. La idea es que la misma se reúna cada 15 días y entre todos “ir monitoreando cuáles son las necesidades”.

Reconoció que en infraestructura escolar “tenemos una cuestión de muchos años donde no se ha hecho un buen trabajo. Y eso ya repercutió el año pasado y este año”.