COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR/EL ANÁLISIS DE LA NOTICIA) - A medida que se profundizan los análisis sobre el proyecto de presupuesto 2019, presentado por el gobierno nacional ante el Congreso de la Nación, van surgiendo elementos que tienen mayor impacto en determinadas áreas sensibles de la sociedad, en particular en lo que refiere a la región patagónica. Si bien ya se conoce la eliminación del fondo sojero, se enumeran aquí otras consecuencias que tendrán distintos grados de impacto, ya sea por su enfoque regional o el alcance de la medida nacional.

Presupuesto 2019: 3 recortes sensibles con impacto especial en Chubut

1 - Se reduce el coeficiente zonal para nuevos jubilados

Los nuevos jubilados, pensionados o beneficirios de la Pensión Universal al Adulto Mayor (PUAM) verán reducido a la mitad el coeficiente por zona desfavorable que rige en la Patagonia. Además, limita el acceso al coeficiente zonal a quienes no perciban más de dos haberes mínimos:

El proyecto dice: “Establécese el coeficiente de bonificación de 1,20 para jubilaciones, pensiones, PUAM, pensiones no contributivas, graciables y pensión honorífica para veteranos de guerra de Malvinas (…) que se abonan en las provincias de Río Negro, Neuquén, Chubu, Santa Cruz, La Pampa, Tierra del Fuego e Islas del Atlántico Sur y el partido de Carmen de Patagones (Bs.As) y cuyos haberes no superen dos veces el haber mínimo establecido en el artículo 125 de la ley 24.241 y sus modificatorias”.

Impacto: El coeficiente arriba mencionado es hasta el momento de 1,40, por lo que en la práctica quienes se jubilen a partir del año próximo sufren una reducción a la mitad del monto de ese beneficio. Los beneficiarios actuales seguirán percibiendo el 40%, ya que el proyecto introduce un cambio en una ley y ésta no puede ser retroactiva. También elimina la posibilidad de los beneficiarios de la PUAM de seguir trabajando hasta completar sus años de aporte, como ocurre hasta el presente. En la práctica, quienes la reciben y siguen trabajando deberán renunciar a esa Pensión, o contentarse con ese único aporte, renunciando a la posibilidad de jubilarse en el futuro.

2- Presupuesto universitario: ¿recorte del 2%?

Si bien en el proyecto presentado, el gobierno lo menciona como un rasgo positivo, al considerar al incremento en términos de masa de recursos destinado a las universidades, el presupuesto puede sufrir un recorte en términos reales, al tomar en cuenta la espiral inflacionaria del año en curso.

El proyecto expresa: “Otro de los rubros que muestra dinamismo en el crecimiento son las transferencias a universidades, que alcanzarán $ 144.784 millones (+39,7% interanual) y representarán 3,9% del gasto primario, acumulando un aumento de su peso de 0,6 p.p. en el gasto primario en el cuatrienio 2016-2019”.

Impacto: si se contrasta contra una inflación estimada para el 2018 en no menos del 42%, la suba nominal de recursos queda 2 puntos por debajo, lo que significa un recorte del presupuesto previsto para el año 2019. La magnitud de esa poda dependerá del número final del presupuesto del año en curso.

Vale recordar que la Universidad Nacional de la Patagonia viene planteando la necesidad de una ampliación presupuestaria para el año en curso, ante lo cual debió paralizar obras previstas, mientras que los docentes de esta región son los únicos que no pudieron firmar el acuerdo paritario en rechazo a la pérdida salarial que implica el modo en que se otorgó el incremento, sin impactar sobre el coeficiente de zona desfavorable.

3- Recorte al subsidio de transporte: aumento de tarifas

El gobierno presenta en forma positiva la reducción de gastos, entre los que se pondera la reducción del subsidio al transporte.

El proyecto expresa: “Entre las acciones a realizar se destacan: i) la reducción en el monto de subsidios por 0,7% del PBI, con una caída de 0,3% del PBI en los destinados al transporte (a partir de 2019, serán las Provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires quienes definirán las compensaciones y/o subsidios al transporte automotor dentro de sus jurisdicciones, y quienes eventualmente asumirán las erogaciones presupuestarias asociadas a dichas decisiones) y 0,4% en los destinados al sector energético (producto de una mayor cobertura a de la tarifa en relación al costo”. La reducción del gasto será de 287.302 millones de pesos, de los cuales la mayor parte (-18%) se recortará sobre transporte.

Impacto: En la provincia de Chubut, los subsidios al transporte superan los 440 millones de pesos. Si el Estado no los absorbe, el mayor costo se traslada directamente a las tarifas que pagan los usuarios del transporte público. Lo mismo pasaría con la tarifa social que se reconoce a algunos sectores, aunque actualmente está suspendida por las deudas que mantienen las cooperativas con CAMMMESA.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!