SANTA CRUZ (ADNSUR) - Hace unas semana en Río Turbio un gato fue decapitado por desconocidos y se encendieron las alarmas en esa zona ya que unas semanas antes habían sacrificado y despellejado un perro en la localidad de 28 de Noviembre.  

“No quiero creer que fue algún mal nacido que le hizo esto al pobre gatito. Me resulta extraño creer qué los perros le cortaron así la cabeza ya que no estaba maltratada y no encontré por lo menos cerca la otra parte del cuerpo. Los animales no entienden de maldad, las personas lamentablemente sí”, escribió una vecina de Río Turbio ante el hallazgo, informó El Patagónico.

La vecina aseguró que cuando vío el animal pensó que era un peluche, pero luego advirtió lo sucedido.  Mientras que otros habitantes de la zona apuntan a una secta que podría estar detrás de los episodios de crueldad