COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR/Escuchá el audio) -  Matías Silva, integrante de la comisión directiva del Sindicato Empleados de Comercio –gremio que nuclea a los trabajadores del Servicio de Sepelios de la SCPL- dialogó con Actualidad 2.0 luego de que familiares debieran esperar para velar a sus seres queridos fallecidos porque los empleados del sector habían adherido al paro de este miércoles. Explicó que “estaba a disposición personal jerárquico, responsable de todo el servicio”, y que fue la primera vez que los trabajadores no se sumaron al servicio de emergencia. Argumentó que desde hace un año le reclaman a la SCPL por diferentes cuestiones como la “falta de estudios psicológicos” a los empleados, “falta de camillas, el estado de las salas velatorias y demoras en la entrega de ropa”. Estamos en un punto de ebullición donde las soluciones no llegan; los trabajadores están agotados física y psicológicamente”. 

Luego de que ADNSUR informara que la familia del reconocido periodista local Aníbal Micardi había tenido que suspender el velorio de su madre porque los trabajadores del Servicio de Sepelios habían adherido al paro, pese a que se habían garantizado guardias mínimas –y tras conocerse otros casos similares en las últimas horas-, Silva detalló que “habían quedado los responsables de todo el Servicio de Sepelios que son personal jerárquico. Estaban a disposición para hacer los servicios como correspondiera y también había un personal de administrativo y un personal en periodo de prueba prestando servicios”.

“En paros anteriores hubo más predisposición” por parte de los trabajadores y se “organizaron los turnos con los trabajadores que prefirieron prestar colaboración para que no se deje de hacer ningún servicio. En este caso fue distinto –comparó- porque esa colaboración no se ve reflejada después en las cuestiones que necesitan en el manejo de los responsables con el personal. Por eso adhirieron al paro y decidieron que los responsables del sector se hagan cargo del servicio”.

Silva confirmó así que fue la primera vez que los trabajadores no se sumaron al servicio de emergencia, dejando servicios sin prestar. 

Consultado sobre si es posible que dos supervisores y auxiliares pudieran organizar los seis o siete sepelios por día, dijo que “el detonante fue el fallecimiento de la mamá de un conocido periodista, que fue el que desencadenó este problema. El promedio que hacen es de entre 4 y 5 por día. Había tres personas en la parte operativa y cada turno normalmente tiene tres personas. No es suficiente. Hay un montón de cuestiones que abarca Sepelios y venimos solicitando a la Sociedad Cooperativa Popular Limitada (SCPL) que tienen que regularizar para dar un servicio de calidad y hoy en día no es así”.

 

𝑺𝒐𝒍𝒆𝒅𝒂𝒅 𝑯𝒆𝒓𝒓𝒆𝒓𝒂 on Twitter

 


“La molestia de los trabajadores es muy grande y por eso decidieron no prestar colaboración en el día de paro”, remarcó.

Respecto a las sanciones que anunció la SCPL que evalúa para los trabajadores que no prestaron el servicio, dijo: “No sé quién habrá manifestado esto porque el paro está notificado por nuestra Federación en el Ministerio de Trabajo por lo cual es totalmente legal y no habilita ningún tipo de sanción ni descuento de días. No lo van a poder hacer y si lo hicieran generarían más problemas que soluciones”. 

Decisión drástica por situación compleja. “Estamos en un punto de ebullición donde las soluciones no llegan; los trabajadores están agotados física y psicológicamente”. 

Sobre los planteos que realizaron a la cooperativa, mencionó “los estudios psicológicos que se tienen que hacer los empleados” teniendo en cuenta que se trata de un trabajo en constante relación con el dolor de las personas. “Es una parte fundamental de la tarea que realizan. Están expuestos a un montón de situaciones. Reciben agresiones, golpes cuando van a algún domicilio, insultos, por la situación que atraviesa una persona dolida. Tienen que ser atendidos psicológicamente y a veces esto no se cumple”.

“El tema de las camillas para poder trasladar a los cuerpos; hay salas velatorias en malas condiciones, como la de la Canadá o la Pietrobelli que está clausurada; también está roto y clausurado el ascensor de cargas”.

Además, comentó que “siempre tenemos problemas con la entrega de ropa. Hace 10 días presentamos una nota con todos estos requerimientos planteados desde hace tiempo”, aseguró. 

“Hace un año venimos pidiendo por estas cuestiones. Hay lámparas defectuosas que no se reparan porque no hay personal de Mantenimiento. Nosotros ponemos mucha voluntad pero cuando se vulneran los derechos de los trabajadores debemos entenderlos, entendiendo que es el único sector que da superávit dentro de la cooperativa”, recordó.