VENEZUELA - Según la ONU, a pobreza extrema es medida por un ingreso diario inferior a 1,25 dólares estadounidenses. En Caracas, Carmen Hurtado es profesora universitaria y para sumar ingresos vende en un puesto muñecos que ella misma fabrica. Así y todo, sus ingresos sólo son de menos de un dólar por día. Aunque le gustaría soñar con su casa propia, sabe que es imposible: le demandaría miles de años juntar el dinero para un departamento modesto de 50 mil dólares en la capital venezolana.

Tener casa propia es una meta casi imposible de alcanzar en Venezuela, donde, una persona que perciba el salario mínimo tardaría 4.000 años en poder acceder a una vivienda propia.

Por su parte, Liz Orta gana unos 35 dólares mensuales como auxiliar de farmacia, y eso le permite sentirse "afortunada", porque tiene trabajo -a diferencia de muchos de sus vecinos y familiares- y porque cada mes tiene un dinero que le permite llevar alimentos a la casa de sus suegros, donde vive con su esposo y dos de sus tres hijos.

También sueña con un casa propia donde vivir con su familia, pero sus ingresos apenas le alcanzan para come. Cuando se atreve a soñar, Liz se ve junto a su familia en un apartamento de una céntrica zona de Guarenas -una ciudad satélite cercana a Caracas- conocida como El Torreón.

En esa zona los apartamentos de entre 20 y 30 años de antigüedad se venden por 25.000 dólares. Liz tendría que juntar todos sus ingresos mensuales durante más de 55 años para comprar la vivienda que tanto desea para su familia.

NO EXISTE EL CRÉDITO EN VENEZUELA

Diez años atrás, el Gobierno del entonces presidente Hugo Chávez (1999-2013) solía exhibir con orgullo datos de las varias decenas de millones de dólares que los bancos públicos y privados prestaban a los ciudadanos para comprar casas, vehículos o levantar pequeñas empresas.

Incluso eran las entidades financieras, impulsadas por laspolíticas de Estado, quienes proponían a los ciudadanos créditos para el consumo, remodelar viviendas o hasta comprar casas.

Pero esto desapareció hace más de 5 años, cuando la crisis tomó forma y la inflación se elevó de forma exponencial.

Fuente: EFE

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!