CAPITAL FEDERAL - El mercado interno se sigue viendo afectado por la retracción del poder adquisitivo. En junio, los despachos a la plaza doméstica cayeron 9%.

El sector continúa mostrando cifras negativas y los datos correspondientes a junio ratifican que 2018 se presenta muy difícil en términos de comercialización en el mercado interno.

Según datos del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), los despachos para consumo doméstico totalizaron en junio 773.500 hectolitros, lo que implicó una fuerte caída del 9% en términos de volumen frente a igual mes de 2017.

Así las cosas, el sector cerró el primer semestre con una fuerte contracción del 4,2%. En términos de volumen, esto implica que las bodegas dejaron de comercializar 17,5 millones de litros respecto a igual período de 2017.

Al trazar una radiografía sobre las categorías que más cayeron en junio, se observa que los espumantes se llevaron la peor parte: en total, se despacharon a la plaza doméstica casi 24.000 hectolitros, con un derrumbe del 30%.

Como contrapartida, tanto los vinos del segmento de más bajo precio -aquellos que no cuentan con mención varietal- sufrieron un desplome del 8% y 7,4%, respectivamente.

Al analizar el tipo de envase, está claro que el escenario de contracción del poder adquisitivo lo están sufriendo más los productos entry level, dado que la categoría tetrabrik experimentó una baja de casi 6% interanual en junio. En tanto que los vinos en damajuana cayeron más del 10%.

Ambos segmentos (con una mayor preponderancia del tetrabrik) explican prácticamente el 50% del mercado de consumo interno.

Fuente: iProfesional