CAPITAL FEDERAL  (ADNSUR/Por Raúl Figueroa) - YPF aplicó desde esta madrugada un nuevo aumento en el precio de los combustibles, promediando un 4,5% según los precios relevados por ADNSur para Comodoro Rivadavia, sumándose al incremento registrado dos semanas atrás, que había subido un porcentaje similar, acumulando así un 9% respecto de diciembre. Como suele ocurrir, se espera que en las próximas horas las demás marcas sigan el mismo camino. Por su parte, la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia inició en diciembre un proceso de investigación para saber si las petroleras actúan en forma cartelizada u oligopólica.

La liberación de precios sigue provocando subas en el mercado de combustibles. La carga de un tanque completo puede oscilar entre los 1.000 pesos (con nafta súper, un vehículo chico o mediano) y  los 1.300 pesos (diesel de mayor calidad, para una camioneta que usa este tipo de combustibles). Esta vez fue YPF la que dio el primer paso. A la 1 de la mañana del martes 6 de febrero, los precios cambiaron nuevamente, menos de dos semanas después del primer incremento del año.

Así, en Comodoro quedó configurado el siguiente cuadro tarifario:

-Nafta infinia pasó de $23,40 a $24,22, lo que representa un aumento del 3,5%.

-Nafta súper: subió de $19,67 a $20,56, es decir un 4,5%.

-Ultra diesel: de $19,68 a $20,57, un 4,5%.

-Infinia diesel: de $21,38 a $22,34, un 4,5% de aumento.

Si se añade el incremento de precios acumulado durante 2017, los precios actuales resultan casi un 40% más caros que en diciembre de 2016.

UNA INVESTIGACIÓN TARDÍA

Por su parte, la Comisión Nacional de Defensa a la Competencia inició una investigación para saber cómo es el proceso de determinación de precios de los combustibles, para entender en base a qué variables las petroleras mueven sus precios. En una nota enviada a las empresas, reclama expresamente a los privados que expliquen por qué algunas estaciones vendieron productos Premium más caros que el precio de paridad importación, según informaron medios nacionales.

En rigor, desde hace años el mercado de combustibles funciona de modo similar: por lo general YPF produce el primer incremento y luego lo hace el resto (no hay interés en competir para ganar más porción de mercado, porque ninguna refinadora está en condiciones de incrementar su producción para satisfacer una hipotética mayor demanda por precios más competitivos), en base a las variables determinadas por el precio internacional del petróleo y la cotización del dólar. Ambos factores están en suba en los últimos meses, pero el organismo debería determinar cuál es la incidencia real del precio del crudo y la cotización del dólar en toda la estructura de composición de la tarifa.

En ese marco, hubo también una propuesta de las petroleras al gobierno para reducir un 10% la carga tributaria sobre los combustibles, ya que más de la mitad del precio está explicado por impuestos. Sin embargo, hasta ahora no hubo respuesta del gobierno nacional.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!