COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Pese a que a nivel nacional la petrolera reconoció un aumento del 1,5%, en carteles exhibidos por estaciones de YPF en la ciudad reflejan que la nafta súper trepó casi el doble de ese porcentual, mientras que la Infinia se eleva un 2%. Llenar un tanque va de 1.800 pesos hasta superar los 3.300 pesos, según el tipo de vehículo y combustible usado. En mayo, el dólar había permanecido estable, mientras que el barril tipo Brent retrocedió un 16%.

Pese a que el dólar estuvo estable, el precio del crudo en el mercado internacional bajó y que el gobierno pospuso el aumento de uno de los impuestos que gravan los combustibles, los surtidores del país volvieron a moverse.

La posta la tomó YPF, en su rol de principal operadora, seguida por Raizen (ex Shell), pero será cuestión de horas para que el mercado se adapte a los nuevos valores. En Comodoro, los nuevos valores exhibidos por estaciones de la petrolera de mayoría estatal mostraron fueron los siguientes:

Nafta Súper: $38,07.

Ultradiesel: $41,90.

Nafta Infinia: $45,61.

Infinia Diesel: $47,54.

Esos valores significan subas del 2,5% para la Súper; 2% para el gasoil; 2% para la nafta de mayor octanaje; y casi 3% para el diesel de alta calidad. Se trata de porcentajes más altos que los consignados por medios nacionales para la misma marca en otros puntos del país, tal como viene advirtiendo ADNSUR durante los últimos movimientos de precios.

Si se toma la secuencia en lo que va del año, los precios acumulan incrementos que significan 18% para la nafta Súper; 18% para el diesel 16% para la nafta Infinia; y 19% para Infinia Diesel, lo que representa también guarismos más elevados por sobre el promedio nacional, ubicado en el orden del 15%. En todos los casos, la comparación se toma respecto a diciembre de 2018, en base a relevamientos de precios centrados en Comodoro Rivadavia.

CUÁNTO VALE LLENAR EL TANQUE

Dependiendo del tipo de vehículo y combustibles, algunas estimaciones permiten determinar una referencia básica. Para un tanque de auto chico, de 48 litros, llenar con Súper cuesta hoy algo más de 1.800 pesos. Esto representa una suba de algo más de 45 pesos respecto de los precios vigentes hasta el viernes. Para un vehículo de mayor cilindrada, tipo pick up que puede cargar 70 litros o más, llenar con diesel de mayor calidad se ubica en 3.327 pesos, con una suba de 81 pesos por carga.

Para nafta Infinia, por ejemplo, el mismo automóvil chico debería pagar casi 2.200 pesos, elevándose en 53 pesos respecto del precio anterior. Si bien todavía resultan valores inferiores a los que puede implicar en otros puntos del país, donde la carga con nafta puede oscilar entre 2.700 y 3.100 pesos, es llamativo que la diferencia, que en otros tiempos representaba el 50%, hoy continúa achicándose.

MIENTRAS EL PETRÓLEO SIGUE BAJANDO…

El mes de mayo terminó con una marcada baja en los precios internacionales del petróleo. El barril de crudo Brent, que se toma como referencia en nuestro país, terminó el viernes 31 con un precio que resulta 16% más bajo de lo que había comenzado el día primero.

El Brent cerró en 64,49 dólares, luego de tocar por debajo de 62, con la mayor caída en el último semestre. El WTI quedó en 53,50 dólares, en el marco de las tensiones comerciales (y consiguiente enfriamiento de la economía) que sigue planteando el presidente de Estados Unidos, que en esta oportunidad eligió amenazar con sanciones a Méjico, para que controle el flujo de migración.

Pese al contexto internacional, en el país las petroleras siguen alegando que sus precios están desfasados en relación a la evolución del crudo en la primera parte del año y, fundamentalmente, respecto de la última devaluación del peso frente al dólar, que también en el último mes se mostró estable.

El gobierno nacional, consciente de que los combustibles suman mayor malestar en la sociedad y que significan un contra punto a sus anuncios para intentar controlar la inflación, había postergado la suba del Impuesto de Transferencia a los Combustibles por un mes (se actualiza por inflación, de forma trimestral). Sin embargo, la suba de otros impuestos en productos usados para elaborar los combustibles, permitieron activar el retoque de precios con el que amaneció junio.