INDONESIA (ADNSUR) - Al menos ocho personas que se negaron a usar barbijos durante la pandemia de coronavirus fueron obligadas a cavar tumbas para las personas que murieron por la enfermedad en la provincia de Java Oriental, en Indonesia.

Las autoridades aplican un "castigo ejemplar" e insólito en medio del azote del Covid-19 en ese país asiático.

“Solo hay tres sepultureros disponibles en este momento, así que pensé que podría poner a estas personas a trabajar con ellos”, señaló Haryono Suyono, jefe de distrito al portal Tribun News.

Las ocho personas “anticuarentena” no fueron obligadas a manipular los cadáveres pero sí a realizar el trabajo manual de cavar las tumbas y preparar las parcelas con tablas de madera. Además se les brindaron equipos de protección para todo el cuerpo.

"Sólo realizan el trabajo manual de cavar tumbas y preparar las parcelas con tablas de madera para sostener los ataúdes", detallaron las autoridades asiáticas.

Indonesia puso en marcha una ley que exige el uso obligatorio de máscaras a principios de abril, política que se fortaleció en julio después de que Java Oriental experimentara un aumento en los casos, al mismo tiempo que una encuesta de la región evidenció que el 70% de las personas no usaban protección.

De acuerdo al recuento realizado por la Universidad Johns Hopkins, el país sumó este martes 523 nuevos casos de covid-19, lo que deja un total de 222.523 contagios, mientras que la cifra de fallecidos asciende a 8 841. El 10 de septiembre, la isla registró su cifra más alta de positivos diarios con 3.861.