ESQUEL (ADNSUR) - El singular hecho ocurrió este viernes por la tarde en el barrio Ceferino de Esquel. El auto no arrancaba, un grupo de personas lo empujó y a los pocos metros terminó volcando. 

La curiosa situación tuvo lugar a las 16 en las calles Carlos Gardel y Santa Cruz, donde el vehículo quedó volcado.

Según la policía, el Peugeot 405 se habría quedado sin frenos y su conductor, un joven de 19 años, intentó detenerlo llevándolo contra unos montículos de tierra en la vereda. Mientras lo empujaban para hacerlo arrancar, el auto se dio vuelta.

Autoridades policiales informaron que el propietario del vehículo no sufrió lesiones, aunque se labró el acta de infracción correspondiente por carecer de documentación habilitante para circular, informó EQSnotas.