BUENOS AIRES (ADNSUR) - La relación Nicolas Cage y la maquilladora Erika Kpike comenzó en abril de 2018, y el último sábado la pareja se caso. Sin embargo, el enlace duró solo cuatro días.

Según describió La Nación, la pareja se presentó en la oficina de Licencias Matrimoniales del Condado de Clark, contrajo matrimonio sin problemas y salió del lugar con los papeles firmados. Pero no fue todo color de rosa.

El actor se presentó en aparente estado de ebriedad y se comportaba de una forma extraña, como se observa en videos grabados por testigos que contaron lo sucedido al diario británico Daily Mail. 

En las imágenes, se puede ver a Cage gritando: "Ella se quedará con todo mi dinero". Luego de lo cual se lo puede ver manteniendo una incómoda conversación con su novia.

"No lo voy a hacer", dijo el actor minutos antes de dar el sí, a lo que su pareja le respondió: "No te he pedido que lo hagas". Sin embargo, se casaron, pero no hubo luna de miel y el amor sobre el papel duró poco más de 72 horas. Este mismo miércoles, Cage se acercó a un juzgado cercano y solicitó la anulación del matrimonio.

Este no es el primer matrimonio fugaz del actor. Luego de su primer matrimonio con Patricia Arquette, que duró seis años (1995-2001), el actor se convirtió en esposo de Lisa Marie Presley, la hija del rey del rock, pero solo duraron tres meses. 

El intérprete no se dio por vencido y apostó nuevamente al amor tiempo después junto a Alice Kim, con quien convivió durante doce años (2004-2016). Y ahora parecía que nuevamente estaba en el camino del amor y el compromiso, pero finalmente no fue así.