TRELEW (ADNSUR) - En el marco de una pesquisa donde intervino la Fiscalía y la Policía, el jueves fue clausurado un domicilio donde se cuidaban a cuatro abuelos. La Municipalidad dijo que funcionaba como un geriátrico clandestino. El inmueble se encuentra en Burmeinster al 300.

Fuentes judiciales y policiales aclararon a Diario Jornada que no se comprobó ningún delito, que se tomó intervención por el fallecimiento de una anciana de 73 años y que se confirmó una muerte natural.

La Policía señaló que los otros tres abuelos estaban en óptimas condiciones y bajo buenos cuidados, por parte de una vecina que se avocaba a su atención temporal, “a pedido de familiares de los mismos abuelos”. La fiscal Silvia Pereira fue personalmente a corroborar la situación y ordenó que tome intervención el juez de faltas municipal, Marcelo Gélvez, quien dispuso las actuaciones.

A todo esto, “la Municipalidad tomó intervención y seguramente procederá al cierre del lugar”, confirmó la comuna en una gacetilla de prensa.

La cuidadora, en tanto, le dijo a la Policía que llamaría a los familiares de sus pupilos para que sean retirados de inmediato, ya que no quería tener problemas legales. Aclaró que efectuaba esos cuidados “sin malas intenciones”, señalaron las autoridades de la Comisaría Tercera.