COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR/Escuchá el audio) -  La directora del Hospital Regional de esta ciudad, Miryam Monasterolo, indicó a Actualidad 2.0 que se reunió con la mayoría de los gremios que nuclean al personal de salud -aunque ATE no asistió- para plantear que se trabaje para garantizar la apertura de los servicios de salud básicos, como también las condiciones de higiene en los espacios que utilizan los pacientes. Sobre esto, mencionó que algunos trabajadores denunciaron presiones para que no brinden la atención correspondiente. Asimismo, señaló que el año pasado, tras la retención de servicios, aumentó la mortalidad infantil neonatal, aunque aclaró que esto puede ser "multicausal".

Trabajadores de los centros de salud "nos vinieron a plantear que permanecen con la puerta cerrada porque el viernes fueron personas a decirles que si no cierran los centros de salud los van a destruir. Tenemos trabajadores que quieren venir a garantizar la limpieza del hospital y los están amenazando para que no lo hagan", detalló.

Por esto, Monasterolo dijo que convocó a una reunión con los gremios este martes por la mañana, a la que ATE no asistió. "Pedimos colaboración para brindar los servicios básicos, sabemos que la gente está muy mal, no solo los trabajadores sino también la gente en los barrios que muchas veces no se puede acercar al centro para atenderse", señaló.

"Les pedimos la colaboración para garantizar los servicios básicos, mantener limpios los espacios, garantizar laboratorios, en principio la mayoría de los gremios si, ATE no se quiso sentar a dialogar, no sabemos que postura van a tomar, hay gente que no está afiliada que está presionando a otros compañeros", puntualizó.

"Hay que garantizar las condiciones básicas y cuidar las instalaciones, porque es nuestro lugar de trabajo y donde prestamos atención a las familias", enfatizó.

Servicios funcionando

"Hay servicios que están abiertos dos horas para garantizar la cura y atención de niños hasta los 6 años y el control de embarazadas. Otros servicios cerraron sus puertas por miedo a la presión y la agresión de otros trabajadores", apuntó la directora del nosocomio, y aclaró que "en el hospital se está garantizando la atención de pacientes internados, la atención de guardia tanto adultos como pediátrico, la farmacia está abierta algunas horas para garantizar la atención de pacientes crónicos".

Monasterolo señaló que los trabajadores "están con asambleas todos los días en el hall de entrada desde que comenzaron las medidas", y que otros trabajadores realizan la retención de servicio en los centros de salud cercanos a sus domicilios, para evitar el gasto de traslado.

"Algunos trabajadores permanecen en los centros de salud, otros se acercan al centro más cercano a su domicilio porque no tienen la capacidad económica para trasladarse y le hemos dicho que pueden realizar la retención allí", detalló.

El impacto en la población

"La gente nos está reclamando mucha medicación, estudios de laboratorio, nosotros podemos controlar a las embarazadas pero no podemos hacerles laboratorio, entonces no podemos garantizarles la atención integral".

Al respecto, mencionó que tras la retención de servicios del año pasado aumentaron los casos de mortalidad infantil, aunque aclaró que este tipo de aumentos suele responder a múltiples causas.

"Nos pasó el año pasado, después de los meses de retención, que tuvimos un aumento de la mortalidad infantil y de la mortalidad neonata por transmisión vertical. Quiere decir que hubo mujeres que llegaron a parir con el bebé muerto por sífilis y no habían sido controladas durante su embarazo".

En cuanto al motivo directo de este aumento, remarcó que "son multicausales; en salud nunca es causal directa. Puede ser que no tenemos suficiente recurso humano en los barrios, durante la retención no se salió a buscar a las embarazadas, no se hacían análisis de laboratorio y no se pudo detectar adecuadamente", explicó.

"En febrero tuvimos 7 muertes infantiles en la neo, 6 de ellas de mujeres que no han sido controladas durante su embarazo, que puede ser por factores socioculturales, por falta de operadores en territorio, pero conincidió con la retención", explicó, y agregó que además se dieron 6 muertes en neonatos.

"Eso nos llevó a replantearnos estrategias, y lo primero que hicimos fue que las seis obstetras que estaban trabajando en el hospital fueran a trabajar en los centros de salud, y que se incorporen trabajadores comunitarios en los barrios", agregó.

Mencionó que la retención afectó a toda la provincia, ya que en todo el territorio e"l año pasado tuvimos 120 mil atenciones menos en consultorio" que el año anterior.