COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – Ante los casos de intoxicación por monóxido de carbono, la doctora y jefa del área de epidemiología del Hospital Regional, Susana Muñoz, pidió que se controlen los artefactos de calefacción, dado que cada año, se producen muchos casos de intoxicación por monóxido de carbono.  Desde el primero de mayo a la fecha, se presentaron 15 casos en el hospital.

Muñoz remarcó que “siempre se incrementa el riesgo de intoxicación por monóxido de carbono y se recomienda controlar todos los artefactos de gas”. “El año pasado fue un brote mayor que las infecciones y tuvimos más casos que los habituales. De los 72 casos de la provincia, 62 eran de Comodoro Rivadavia. Un caso importante fue en abril cuando las personas intentaban secar las casas como consecuencia de la inundación”, remarcó.

Por tal motivo, afirmó que “hay que tener cuidado con conexiones que hayan quedado en mal estado porque hubo mucha afectación de los servicios en muchos barrios de Comodoro, hay que tomar las precauciones para organizarse, denunciar, mostrar lo que está pasando para que se reponga y si es en la casa, controlar todos los artefactos que son de gas y los que no pueden tener artefactos de gas y utilizan garrafas u otras mitologías, tienen que tomar la precaución de apagarlos afuera”.

"Desde el primero de mayo hasta ahora teníamos notificados 15 casos de intoxicación. El mecanismo fue el de siempre, utilización de artefactos de gas en mal estado y por uso de salamandras y braseros. En 2017 se habían notificados 27 casos en igual periodo pero igual nos preocupa, y en estas últimas semanas siguen ingresando casos”, sostuvo.

Además, afirmó que “la ventilación es súper importante y aunque sea hay que dejar una pequeña ventilación si se van a dejar artefactos prendidos. Hay que abrigarse mucho y aunque haga frío, hay que ventilar”.

Síntomas y reacciones más frecuentes que requieren la inmediata solicitud de ayuda médica:

  • Dolor de cabeza.
  • Náuseas o vómitos.
  • Mareos, acompañados de cansancio.
  • Letargo o confusión.
  • Alteraciones visuales.
  • Desmayo o pérdida de conocimiento.
  • Convulsiones.
  • Estado de coma.

  • Dejar una ventilación permanente en cada ambiente. Además de ventilar toda la casa una vez por día, es fundamental mantener siempre abierta una ventana o puerta en los ambientes calefaccionados, incluso cuando hace frío.
  • Observar que la llama de gas sea siempre de color azul. La amarilla o anaranjada es signo de mala combustión y generación de monóxido.
  • En caso de utilizar brasero o estufa a querosén, apagarlos afuera de la casa antes de irse a dormir, siempre. No dormir nunca con estos artefactos encendidos.
  • No instalar calefones en el baño, ni en espacios cerrados o mal ventilados. En toilettes y dormitorios solamente instalar artefactos con salida al exterior (de tiro balanceado).
  • Controlar anualmente las instalaciones y el buen funcionamiento de los artefactos de la casa.