Un hombre fue detenido en las últimas horas en Estados Unidos, luego de asesinar a golpes a su hija de dos meses "para que se calmara".

Se trata de Kristopher Henderson, de 39 años, quien agredió brutalmente a Adaline, la bebé que terminó falleciendo en el hospital a causa de un sangrado en el cerebro, las costillas rotas y fracturas en ambas piernas.

Insólitamente, el acusado dijo a las autoridades que el gato de la familia se había acostado sobre la menor, lo que le habría provocado las heridas que terminaron con su vida.

Sin embargo, poco después se quebró y admitió haber golpeado a la bebé en la espalda, durante cinco minutos, para que "se calmara".

De esta manera, Henderson fue acusado inicialmente de agresión en primer grado, pero tras la muerte de su hija la carátula mutó a "homicidio en segundo grado sin intención mientras cometía un delito grave y homicidio en primer grado mientras cometía un castigo malicioso a un niño".

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!