Juan Domingo Perón estuvo rodeado de ovejeros alemanes y perros mestizos durante el transcurso de su infancia. Luego, en la era política, lo acompañaron tres generaciones de caniches. Cuatro de ellos fallecieron antes que él y dos le sobrevivieron. Quienes conocieron al líder político expresan que su paciencia con los perros era infinita y que los usaba para incomodar a ciertos invitados.

"Era conmovedor ver cuánto amor derramaba sobre esos caniches bandidos. Reemplazaba su rol de abuelo sin nietos con un contacto con ellos permanente, que era de una ternura sin límites", relató el escritor Bruno Passarelli durante una visita a la casa de Juan Domingo en su exilio en Madrid.

Cuando se convirtió en presidente llegaron a su vida los caniches. Tinolita de pelaje negro llegó de Estados Unidos y fue la consentida de Evita y Monito, que se convirtió en el malcriado de Perón. Luego en 1955 nacieron, producto de ellos, Negrita y Canela; este último era un macho de pelo marrón por el que el General tenía una gran debilidad.

El expresidente junto a “Monito” uno de sus caniches.
El expresidente junto a “Monito” uno de sus caniches.

La perra favorita de Eva, Tinolita, sufrió mucho su fallecimiento. Se la notaba angustiada, permaneciendo en ese estado hasta la llegada de Canela. A la muerte de Eva siguió para Juan Domingo la pérdida de su madre y luego la de su hermano. Esto lo llevó a buscar consuelo en sus canes que, a partir de ese momento, pasaron a ser su única familia.

Los perros pasaron a estar al cuidado de una estudiante llamada Nelly Rivas y, posteriormente, les dio tránsito un matrimonio amigo del ex presidente. En su exilio Perón tuvo que dejar a los canes en el país, aunque sus familiares lo ayudaron para reencontrarse con ellos.

El momento del encuentro llegó cuando el líder político se trasladó a Caracas. Los testimonios dicen que cuando le llevaron sus mascotas al departamento en el que vivía, los ojos de Juan Domingo se llegaron de lágrimas como nunca antes.

Eva y el líder político sosteniendo a sus mascotas para las fotos.
Eva y el líder político sosteniendo a sus mascotas para las fotos.

En 1964, cuando vivía en Madrid, hizo una nota desde su famosa residencia llamada 17 de Octubre “…vuelvo a las 19. Juego con los perritos que me entretienen mucho”. Además, hizo declaraciones al respecto del trato hacia los animales “Hay que dejarlos que sean perros… No contagiarles cosas de hombres, les hace mal”. En ese momento ya había llegado Puchi a su vida, otro caniche macho, nacido un año antes.

El can predilecto de Perón, Canela, falleció en 1966. Le costó mucho aceptar su muerte y decidió enterrarlo en la quinta de Madrid, haciendo una placa en su nombre con la siguiente frase: “Canela. El mejor y más fiel de los amigos”. Juan Domingo, visitó a diario el lugar de descanso de su gran amigo junto a sus otros perros.

En 1970 llegó a la vida del General la nieta de Canela a la que apodó “Canelita”. Ella lo acompañó, junto a Puchi, en su regreso al país en 1973. Ambos fallecieron después que el ex presidente, quien murió el 1 de julio de 1974 a raíz de un infarto.

Posando con su familia canina.
Posando con su familia canina.

Todavía está presente la duda de si Juan Domingo era amante de los caniches desde un principio, o si ingresaron a su vida de la mano de Eva.

“Los caniches suelen emplearse para la caza de agua, son nadadores habilísimos. Pero jamás los trastorné con esos menesteres. No me gusta matar animales”, expresó en varias oportunidades quien fuera presidente de la Nación.

En otras oportunidades repudió también las corridas de toros, a las que dijo no asistir ya que lo hacían pasar un mal momento. Consideraba que maltratar animales es ser una persona de malos sentimientos. “No voy a la plaza para no desear que maten al torero”.

El líder político fue también impulsor de la sanción de la Ley de Protección Animal. Intentó imponer penas altas, pero esto no fue aceptado en el Congreso Nacional por lo cual se sancionó con menores penas meses que más tarde. Fue promulgada en noviembre de ese año como Ley 14346 de Protección de los Animales.

La próxima semana en Mascotas Presidenciales cruzaremos la Cordillera de los Andes.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!