CAPITAL FEDERAL - La Argentina superó a Chile en cantidad de muertes por coronavirus por millón de habitantes y quedó entre los tres países con tasas más altas de Latinoamérica, detrás de Perú (1.058 muertes por millón) y Brasil (774). Los fallecidos en nuestro país fueron 264 este viernes, acumulándose un total de 35.045 víctimas por coronavirus desde el comienzo de la pandemia.

Argentina tiene ahora 773 fallecidos por cada millón de habitantes y es el 7° país con más muertos según este indicador, inmediatamente detrás de Brasil. Chile cuenta 769 víctimas fatales por millón de habitantes, de acuerdo al detalle del sitio Worldometers.

Nuestro país viene registrando un aumento en este parámetro desde las últimas semanas, según detalló Clarín este sábado. Tras haber superado a Suecia (el 18 de octubre) y a Italia (el 22 de octubre), el lunes 2 de noviembre, la Argentina pasó al Reino Unido, dos días después dejó atrás a México y Ecuador, y el viernes pasado alcanzó un número de muertes por Covid-19 por millón de habitantes superior al de EE.UU., uno de los países más cuestionados por su estrategia contra la pandemia.

Desde el inicio de la cuarentena, el 19 de marzo, el presidente Alberto Fernández recurrió en varias oportunidades a filminas o gráficos para mostrar la realidad argentina pecto de la pandemia en comparación con otros países. Los estados mencionados tuvieron que salir a rectificar lo afirmado por el mandatario argentino repetidas veces, como sucedió con Chile -justamente el país que la Argentina acaba de desplazar en el ránking- el pasado 24 de mayo.

"Debo rectificar error en información publicada por Casa Rosada en reciente punto de prensa. La tasa de fallecidos en Chile es de 3,5 x100 mil habitantes y no de 98,5 como señala el siguiente gráfico que mostraron", escribió en Twitter el embajador chileno en Argentina Nicolás Monckeberg Díaz. A ese tuit le siguió un hilo, en el que Monckeberg Díaz remarcaba: "Como es evidente, el número de contagiados confirmados por cada país tiene directa relación con la cantidad de test aplicados. Chile, a la fecha, hace más de 17.500 por MM de habitantes, siendo el país con la tasa de diagnósticos más alta en la región. En honor a la prolijidad, es necesario aclarar los datos recientemente dados en cadena nacional", cerró.

Cabe recordar que dos semanas antes del entredicho diplomático con Chile, el 11 de mayo, Suecia ya le había contestado a Fernández cuando el presidente se refirió a cómo había encarado la pandemia ese país escandinavo . "Cuando me dicen que siga el ejemplo sueco, la verdad lo que veo es que Suecia, con 10 millones de habitantes, hoy cuenta más de 3.000 muertos por el virus. De haber seguido ese ejemplo nosotros hoy tendríamos 13.000 muertos. Si abrimos la economía vamos a terminar como terminó Suecia", señaló.

La Embajada de Suecia en el país recogió el guante y respondió: "Es difícil hacer comparaciones directas entre las medidas de contención que han adoptado diferentes países. Suecia tiene tasas de mortalidad por Covid-19 más altas que algunos otros países que han impuesto la cuarentena, y más bajas que otros que también han impuesto la cuarentena". Mientras la Argentina está en el puesto número 7, con 773 muertes por millón de habitantes, Suecia figura lejos, en el puesto 18, con 609 muertes (totaliza 6.164 fallecidos).

A finales de mayo, el Presidente volvió a incurrir en un error que le significó un reto público que retumbó en la región. Brasil pasaba entonces los 360.000 casos por la pandemia y los muertos sumaban 22.666. Era ya el segundo país más afectado del mundo.

"Durante la presentación sobre la Covid-19 en Argentina, Casa Rosada informó que la tasa de mortalidad en Brasil sería 94,3/100 mil habitantes", comenzó el tuit de la embajada de Brasil en Argentina, que conduce Sergio Danese. "La tasa real es 10,5/100 mil habitantes, conforme se puede ver en la página web del Ministerio de Salud de Brasil: https://covid.saude.gov.br", corrigió el gobierno de ese país. Actualmente, Brasil totaliza 40.769, 774 por millón de habitantes.

El 17 de julio, en un nuevo anuncio del aislamiento social, preventivo y obligatorio, Fernández señalaba que "(hasta aquí) el esfuerzo no ha sido inútil" y argumentó que "por mucho que nos duela el aislamiento, es lo que nos permite" no caer en una "crisis como la que cayó el País Vasco, donde hubo que elegir quien vivía y quién muere", debido a que se colmó el sistema sanitario.

No era la primera vez que el mandatario argentino hablaba del País Vasco. Ese caso lo escuchó de boca de uno de los infectólogos que lo asesora en el comité de expertos. Luego llegó la respuesta y sobrevino la polémica.

Al día siguiente, el gobierno del País Vasco rechazó los dichos del presidente y reclamó una "rectificación pública e inmediata" al mandatario. El presidente del Gobierno vasco, Iñigo Urkullu Renteria, envió una protesta formal, a la Cancillería, a través de la Delegación en Buenos Aires para señalar "la falsedad de tal afirmación".

Incluso, la Federación de Entidades Vasco Argentinas (FEBA) tomó cartas en el asunto: "Nos cuesta entender por qué se ha hecho esa mención que injusta, dolorosa y desafortunadamente daña a nuestra segunda patria". España, que es uno de los países europeos que más está padeciendo la segunda ola -rebrote- se encuentra quinto, con 865 muertes por millón de habitantes (totaliza 40.461).

Hasta el gobernador de Mendoza, Rodolfo Suárez, tuvo que salir al cruce de Alberto Fernández el 1° de agosto, sobre las polémicas filminas. "Es importante destacar que las decisiones las estamos tomando en base a los datos de Mendoza, y no a las apreciaciones inexactas que el Presidente presentó sobre nuestra provincia", había tuiteado el mandatario cuyano, tras el último anuncio presidencial del 31 de julio, cuando había señalado "el crecimiento de la cantidad de contagios en Mendoza cuando pasó del aislamiento al distanciamiento social".

La Argentina mantuvo la cuarentena más larga del mundo y el escenario dio un giro de 180 grados. La curva de contagios se aceleró, cobró intensidad en todo el país y también se incrementó la cantidad de muertes.

Con más de 1,2 millón de infectados y superando los 34 mil muertos, actualmente nuestro país está cerca de esos países e incluso a algunos ya los superó cuando parecían a años luz. Los infectólogos dejaron de aparecer en las conferencias de prensa y las filminas de comparación con otros países también se extinguieron.

Fuente: Clarín