CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - A través de un comunicado de prensa firmado por el secretario general de ALEARA, Ariel Fassione, desde el gremio informaron que "desde los primeros días del mes de abril venimos sosteniendo conversaciones telefónicas, conferencias, intercambiando mensajes e información con todas las empresas del país", y agregaron: "La situación por la que todos atravesamos, de incertidumbre, temor, continuidad laboral y salarios nos genera a todos una profunda dosis de dudas en cuanto a nuestro futuro personal y laboral". 

"Esta situación ocasionada por la Pandemia Covid-19 ha puesto en situación de crisis todo el sistema económico, productivo y de salud de nuestro país y del mundo como ustedes estarán pudiendo observar desde sus hogares a la vez que nos cuidamos y cuidamos a nuestras familias", señalaron en el documento. 

Y agregaron: "El Sindicato, consciente que nuestra actividad será de las últimas en volver a funcionar, se ha puesto en contacto con todos los Gobiernos y sus órganos de salud, para monitorear y conocer el pensamiento de las distintas provincias en cuanto a la reapertura, aunque ésta sea con restricciones y cuidados establecidos en protocolos y la respuesta ha sido casi unánime: piensan que las empresas de juego no abrirán hasta noviembre o diciembre". 

"Con empresas cerradas desde mitad de marzo, sin vistas de apertura para los próximos meses y con un horizonte lejano, noviembre o diciembre, y ademas, el pedido concreto de no despedir trabajadores conservando la planta actual, la negociación salarial, por mejor voluntad que haya puesto el Gobierno a través de los decretos, se encaminó hacia el articulo 223 Bis de la Ley Contrato de Trabajo. Esto significa, acordar entre las partes un monto no remunerativo a cambio de la suspensión de prestar tareas", dijeron.  

"Lo acordado con Casino Club para abril, teniendo en cuenta que deberemos solicitar salarios los meses venideros y que la empresa hará todo el esfuerzo posible para sostener el empleo existente mientras se encuentren cerradas las salas, es de un 50% de los salarios netos de bolsillo, incluyendo adicionales y zona desfavorable y también la caja de empleados. Significa más dinero en los bolsillos que haber solicitado como otros gremios han hecho, el 70% pero sólo de los sueldos básicos sin ninguno de los adicionales que tienen sus convenios", destacaron. 

Asimismo, señalaron que "hemos acordado que ningún trabajador perciba menos de $18.000 de bolsillo en el caso que su 50% esté por debajo de ese número. También una cláusula que menciona que en el caso que el Gobierno Nacional decrete nuevas normas que sean superiores a las acordadas, el presente acuerdo queda sin efecto recurriendo a la norma más favorable para el trabajador". 

En este sentido, añadieron: "asimismo hemos acordado, como verán en el acuerdo firmado, una cláusula que establece que cuando la empresa recobre el normal funcionamiento y alcance los estándares económicos que tenía antes de decretado el cierre, las partes analizarán las pérdidas salariales mensuales para evaluar la posibilidad de obtenerlas y que éstas puedan ser recuperadas por los trabajadores".  

"Este acuerdo que solo es abril, podrá ser extendido a los meses siguientes siempre que haya acuerdo entre las partes. El monto alcanzado puede que no sea el ideal, fue el mejor posible en el panorama oscuro que atravesará el sector y es el que nos permitirá solicitar todos los meses un monto que nos permita subsistir mientras las salas estén cerradas. Hay un riesgo latente, pero confiamos que no será el caso de esta empresa, aunque el riesgo exista, que es que luego de pasado tres meses sin funcionar, las empresas recurran al Ministerio de Trabajo a solicitar el Procedimiento Preventivo de Crisis, que de ser otorgado podrá permitir la suspensión de trabajadores sin pago de salarios hasta que las salas vuelvan a funcionar". 

"Vamos a continuar negociando mes a mes responsablemente cómo lo estamos haciendo, sabiendo que el horizonte es muy lejano y que ninguno de los mecanismos para ayudar a las empresas y a trabajadores del sector privado dispuestos por el Estado han sido otorgados por el momento a las empresas de nuestra actividad, lo que dificulta aún más lograr mejores acuerdos que el alcanzado". 

"Lamentablemente son momentos muy delicados donde es tan importante cuidar la salud como pregona nuestro Presidente como así también a nuestra familia sin perder de vista que también dependemos de nuestros ingresos para subsistir los meses que no podremos trabajar Esperamos que también esto lo entiendan nuestros patrones, por ahora el caso de Casino Club es de absoluta comprensión y de acercar a la mesa de negociación lo posible para dosificarlo en el tiempo", finalizaron.