La barra de pinotea gastada es lo primero que se ve al ingresar al paraje Los Tamariscos y sobre ella una bandeja con alguna cosa rica para el mate. El olor a leña quemada perfuma la habitación. Las paredes están repletas de estantes de madera, con cajas que tienen el nombre de la mercadería que contienen: boinas, bombachas, alpargatas y ponchos. También hay artículos de almacén y bebidas de todo tipo. Diariamente es posible ver algún puestero de la zona tomando algún aperitivo, bien peinado y perfumado, ya que es el único lugar de distracción.

El paraje fue fundado en 1938 por un inmigrante de origen alemán de apellido Böhme, quien instaló allí su almacén de ramos generales. Desde aquellas épocas los habitantes de los campos linderos, los camioneros y viajeros en general paran para abastecerse y seguir su camino. Desde la ciudad de Comodoro Rivadavia son unos 262 Km, tres horas aproximadamente de viaje. 

El almacén. Foto: Coco Páez
El almacén. Foto: Coco Páez

La familia de Liliana y Daniel Prieto, descendientes de aquel alemán, son los que hoy lo atienden. Los Tamariscos es el espacio de ideal para hacer un viaje en el tiempo y este es su atractivo principal: las historias que conviven en este edificio de paredes gruesas y las que sus dueños se encargan de mantener vivas.

En esta zona convivieron con la familias de Queupomil Quintulaf, un mapuche al que todos conocían como “Don Mil” y Juan Canquel un tehuelche que también residía por allí.

Cada vez más son las personas que se acercan y se interesan en conocer su historia y pasar un día diferente. Contingentes de estudiantes, motociclistas y familias comparten el día entero en el comedor intercambiando experiencias. 

Caminatas y silencio para desconectar. Foto: Coco Páez
Caminatas y silencio para desconectar. Foto: Coco Páez

QUÉ HACER EN LOS TAMARISCOS

  • Museo. Algunas de las habitaciones del paraje se convirtieron en museo y allí los turistas podrán encontrar objetos pertenecientes a los pueblos originarios y los colonos de la región. Utensilios de cocina, puntas de flecha, envases antiguos, etc.

Los integrantes de la familia Böhme Prieto son los responsables de guiar el paseo y explicar a detalle el uso de cada una de las cosas que allí se pueden observar.

El Museo y su historia. Foto: Coco Páez
El Museo y su historia. Foto: Coco Páez
  • Paseos para realizar en la zona.  Se puede recorrer la zona caminando, aunque es árida se pude disfrutar de los sonidos su fauna y el aroma de sus plantas.

Quien lo desee puede ir hasta Facundo y pescar en el Río Senguer.

En caso de que se gestione con anticipación es posible bajar a la Estancia que se encuentra a unos 5 km del parador y pasar una tarde de picnic a orillas del río.

Ir a pescar, la opción preferida de los visitantes. Foto: Coco Páez
Ir a pescar, la opción preferida de los visitantes. Foto: Coco Páez

No es recomendable nadar, ya que el río es correntoso y tiene muchas raíces y zonas profundas.

  • Servicios disponibles en el paraje:

☑ Capacidad para dormir: 20 personas

☑ La noche cuesta mil pesos por persona.

☑ Baños compartidos

☑ Calefacción: los espacios comunes disponen de buenas salamandras

Los Tamariscos: un viaje en el tiempo a 262 Km de Comodoro Rivadavia

☑ Wi-fi libre

☑ Desayunos, almuerzos y cenas

☑ Siempre hay cosas ricas para el mate

  • Especialidades de la casa:

◾ Los asados de capón y cordero son el plato típico.

◾ El avestruz es el plato extravagante que se sirve en las épocas en que está habilitada la caza.

◾ Una buena de tallarines con salsa y comidas de olla calientan el estómago de los viajeros que se encuentra lejos de casa.

Los Tamariscos: un viaje en el tiempo a 262 Km de Comodoro Rivadavia

◾ Tartas dulces y esponjosas de manzana, pera y frutos rojos.

◾ Tortas fritas.

◾ Dulces caseros de frutas de estación y también de naranja.

◾ El dulce de ruibarbo es el protagonista. Esta planta se cosecha en la zona. Es carnosa con pencas gruesas y posee propiedades beneficiosas para la salud: antioxidante, antinflamatoria, disminuye el colesterol, etc.

  • Cosas interesantes para comprar:

- Licores caseros fabricados con plantas de la región: tomillo, calafate, grosellas, té pampa, etc

La parada obligada de los motoqueros. Foto: Coco Páez
La parada obligada de los motoqueros. Foto: Coco Páez

- Hierbas silvestres autóctonas para infusiones: ruda, manzanilla, etc

-  Ropa de campo

- Boinas vascas y alpargatas

- Recuerdos y calcos de Los Tamariscos

Los Tamariscos: un viaje en el tiempo a 262 Km de Comodoro Rivadavia
¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!