El hecho ocurrió en el hospital más grande de la Provincia de Neuquén, el Castro Rendón recibió una denuncia por mal mantenimiento en las instalaciones del lugar. En los últimos días circularon vídeos en las redes sociales en los que se puede observar que los médicos realizaron una cirugía mientras caía agua del techo, más precisamente de las luces.

Según detalló el personal de salud del establecimiento, hace un mes atrás habían reclamado que el sector se encontraba en mal estado para trabajar. Incluso, tuvieron que hacer una cirugía a una mujer embarazada con la ayuda de una linterna por falta de insumos.

A través de un vídeo en sus redes sociales, la Favea (Organización Familiares, Amigos, Vecinos y Enfermos Agrupados) fue quien hizo de público conocimiento la situación que tienen que atravesar los médicos para trabajar en el hospital.

"Las autoridades en vez de venir a solucionar problemas culpan a la gente, al personal de que tiran agua, que se le caen los líquidos y acá está la prueba que no somos nosotros, los trabajadores”, señalan en el vídeo.

 “Debería pensar en darle la dirección a alguna persona con más sentido común”, comentaron desde la cuenta de Quirófabos HPM Castro Rendón, en referencia a Adrián Lammel, director del Hospital.

Tweet de Traductor

Toda la tarde tuvieron “problemas con las canillas, no hay insumos, faltan hasta las cintas para pegar curaciones y a veces nos falta equipamiento de anestesia; la gente va al hospital porque piensa que todo está bien, pero estamos trabajando mal y con falta de equipos”, aseguró Francisco López, enfermero de cirugía.

“Hoy mismo se dio aviso a la jefatura inmediata de la pérdida de agua en el quirófano NRO 3 y se decidió, por orden de ésta, realizar de todas maneras las cirugías programadas”, contaron otros profesionales.

Tweet de medicina de emergencias neuquen .

Ante las acusaciones y la falta de insumos en el hospital, la causa de esta falla en la infraestructura se debió a “un caño pluvial que estaba tapado”.

“Ya destapó el caño y ahora trabaja controlando todas las instalaciones eléctricas para evitar que tengan agua y su utilización sea segura", comentó Adrian Lammel en dialogó con Río Negro.

En cuanto a las críticas y denuncias en su contra, Lammel manifestó que “es un edificio viejo, construido con técnicas y materiales que ya no se usan y necesita trabajos que son complicados de realizar, porque no se pueden frenar ciertos servicios”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!