RAWSON (ADNSUR) - Representantes de las 27 asociaciones de bomberos voluntarios del Chubut se reunirán el 3 de febrero a las 9 en Trelew ante la agudización de la crisis presupuestaria que, según un parte de prensa de la Federación de Bomberos Voluntarios, colocó en peligro terminal la continuidad de los servicios solidarios a la comunidad en la provincia.

La cumbre será en el Cuartel de Bomberos Voluntarios de esa ciudad y “representa la reacción de las entidades ante la falta de respuestas a las permanentes gestiones efectuadas ante el Gobierno Provincial para revertir un preocupante cuadro de situación que se aceleró en los últimos meses por la falta de fondos, tornándose en insostenible para garantizar la continuidad de la prestación voluntaria”.

La conducción de la Federación decidió impulsar este encuentro ampliado a todas las asociaciones de Chubut “con la intención de abordar la preocupación común y acordar una postura común para fortalecer el reclamo ante las autoridades y hacer conocer el crítico panorama a la sociedad, principal destinataria de su esfuerzo solidario”.

Ese día se fijará una posición común para declarar al servicio en estado de emergencia y asamblea permanente, como tema excluyente de la convocatoria.

Los bomberos voluntarios de Chubut ingresaron en 2018 al quinto año sin ingresos de subsidios provinciales, “sumas indispensables que están establecidas en la ley provincial XIX N° 16”. Esta acumulación de incumplimientos “provocó que los cuarteles de localidades y ciudades más pequeñas pasen por un importante déficit financiero, que conllevará poner en riesgo el servicio operativo”, se alertó en setiembre del año pasado ante Ejecutivo y Legislatura.  “Una delegación de la Federación advirtió que algunos cuarteles analizaban cerrar por falta de los recursos mínimos necesarios para mantener activo el servicio”.

Otro reclamo que no fue escuchado fue la necesidad de “un urgente tratamiento” al proyecto de nueva ley provincial para el sector de los bomberos, en cuyo texto se trabajó en los últimos cinco años en forma conjunta con las asociaciones federadas y que fuera presentado al Poder Ejecutivo. “Apunta a poder brindar un servicio óptimo, con mejores recursos financieros, pero con las garantías de calidad y eficiencia que la población chubutense merece”, se expresó.

Según informó Jornada, a esta agenda se agregó la comprobación de la falta de pago por parte de la Provincia de los seguros de los vehículos de los cuarteles, “añadiendo un peligroso componente que afecta el servicio cotidiano en forma directa por sus eventuales consecuencias.

El presidente de la Federación, Gastón Alcucero, “realizó infructuosas y permanentes gestiones ante las autoridades para plantear la situación y obtener una respuesta”. Lo deslizó en su discurso por la tragedia de los bomberitos de Puerto Madryn, en enero de 1994. “Está probado que en aquel luctuoso hecho no estuvo la presencia del Estado como debería y la concatenación de circunstancias negativas terminó, en definitiva, con la vida de nuestros camaradas”, señaló el dirigente.

“Hoy, lamentablemente y desde hace más de cuatro años, no se observa al Estado provincial muy abocado al tema bomberil, que, en definitiva, se lo debe entender y abordar desde el punto de vista de la seguridad ciudadana; seguridad que salva vidas, o bien, falta de seguridad, que las abandona”