En Tennessee, Estados Unidos, todos los conductores alcoholizados que protagonicen accidentes de tránsito con víctimas fatales deberán hacerse cargo de la manutención de los hijos huérfanos para que éstos mantengan el nivel de vida al que estaban acostumbrados.

Las autoridades del estado norteamericano aprobaron el proyecto de ley por unanimidad en el Senado y lo enviaron al gobernador Bill Lee, que revisará la legislación antes de decidir si la convierte en ley, explicaron fuentes oficiales al New York Times.

“Como prometí, haré lo que sea necesario para proteger el futuro de nuestros recursos más valiosos, nuestros niños”, dijo en un comunicado Mark Hall, encargado de presentar el proyecto de ley.

Los conductores que manejen borrachos y maten, deberán mantener a los hijos de la víctima

 “Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para responsabilizar a las personas que eligieron hacer daño”, agregó.

El proyecto se llama “Ley de Ethan, Hailey y Bentley” en honor a los hijos de Nicholas Galinger, un policía de Chattanooga (está al sureste de Tennessee) de 38 años que murió atropellado hace tres años por un conductor alcoholizado.

Según The Associated Press, Galinger estaba inspeccionando una alcantarilla desbordada una noche de febrero de 2019, cuando Janet Hinds lo atropelló y mató. La mujer, que manejaba alcoholizada, en principio huyó y estuvo prófuga. Luego fue sentenciada a once años de prisión.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!