Conmovedora historia en Neuquén logró trascendencia nacional a raíz de un mal momento que atravesó una mujer de la mencionada provincia, que tiene un pequeño emprendimiento gastronómico que surgió en la pandemia y fue protagonista de un momento de mal gusto.  

Tamara Montivero recibió un pedido de 17 pizzas y 4 docenas de empanadas, pero cuando llegó al destino quedó en shock, ya que nadie la recibió. El caso se conoció en Tik Tok y emocionó a todos por el gesto solidario que tuvo de donar los alimentos a un hospital.

El hecho ocurrió el pasado 18 de junio cuando su madre recibió un mensaje en su WhatsApp de una persona que le pidió una importante cantidad de comida. Cuando se acercó a la cocina para ver cuál era la mercadería que estaba en stock, lo llamó y le expresó que eso era todo lo que les quedaba.

Desde el otro lado del teléfono, la persona en cuestión le aceptó el ofrecimiento y les dijo que abonaría por la aplicación de Mercado Pago. Sin embargo, la transacción nunca se realizó.“La persona que nos llamó tenía característica de Buenos Aires, un 011. Parecía un hombre adulto, se veía demasiado serio, tanto en la conversación, como en los audios, como que realmente quería el pedido. Supuestamente estaba en una celebración y un servicio de catering los había plantado. Nos envolvió mucho para que preparemos todo, hasta nos pasó un CBU, por eso le creímos”, comentó Tamara sobre la situación en diálogo con La Nación.

La mujer emprendedora decidió donar las pizzas a un hospital de Neuquén. Foto: La Voz
La mujer emprendedora decidió donar las pizzas a un hospital de Neuquén. Foto: La Voz

Sin embargo, sospechó que el hombre le mentía con el pago cuando argumentó que entre todos los comensales iban a juntar el dinero en efectivo para pagar en el momento. Pese a esta excusa, decidieron creerle y realizaron el pedido correspondiente. 

Tamara cruzó toda la capital neuquina para cumplir con el pedido. “La ubicación que nos enviaba existía, estaba el chico del delivery y justo llegó mi novio. Decidimos separar las cajas en dos vehículos, ya que entre las pizzas y empanadas había 21 cajas y no podíamos poner una arriba de la otra. En un auto iba mi mamá con el chico del delivery. En el otro iba yo, junto con mi novio y mi hijo”, agregó.

“Nos percatamos de que no había ningún vehículo, poco movimiento, todo muy raro. Cuando tocamos puerta, salió gente de seguridad, dos serenos de ahí. Ellos nos dijeron ‘acá no hay nadie, la gente trabaja de día y no hay reuniones a la noche´. Esperamos un rato más, pero el hombre nos rechazaba las llamadas. Fue ahí que me senté en el interior del auto y pensé ‘¿qué voy a hacer con tantas pizzas a esta hora?’ No las iba a guardar en el freezer”, señaló la mujer que se dio cuenta sobre la broma de pésimo gusto.

Luego de la estafa, Tamara recibió donaciones por parte de los habitantes neuquinos. Foto (LM Neuquén).
Luego de la estafa, Tamara recibió donaciones por parte de los habitantes neuquinos. Foto (LM Neuquén).

Tras comprobar que la persona del pedido se había "borrado", se le ocurrió la idea de acercarse a un hospital de la zona para donar la comida. “Sinceramente quería que alguien nos recibiera las cajas e irme de la bronca, la impotencia, el dolor, la pérdida de mercadería. No quería saber más nada”, admitió.

“Nos atendió gente de seguridad, pasamos, había camilleros, enfermeros, personal de maestranza, nadie entendía quién llegaba en ese horario con esa cantidad de comida”, contó Tamara. Tras conocerse la noticia, recibió muchas mensajes de apoyo y donaciones, por lo cual su buen gesto fue reconocido por los habitantes neuquinos. 

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!