El mundo del vino puede cambiar más rápido de lo que se piensa. Alentado por la política turbulenta, el 2018 estuvo plagado de guerras comerciales, la inestabilidad del Brexit y más eventos climáticos caóticos impulsados por el cambio climático. Todo esto convirtió a algunos en ganadores -y a otros en perdedores- en las regiones vitivinícolas

Lo antiguo está de moda

El redescubrimiento de viñedos viejos y abandonados y la adopción de variedades olvidadas continuarán alimentando nuestra voraz sed de gustos más allá de los clásicos, y pueden revelar formas útiles de adaptarse al cambio climático.

Chile, por ejemplo, está trabajando para rescatar los antiguos viñedos plantados por exploradores españoles hace siglos, así como para resucitar viejas técnicas de vinificación.

Infusiones de cannabis

Con la legalización de la marihuana en California, Canadá y en otras partes en 2018, las mezclas de vino y cannabis están apareciendo. El banco canadiense de inversiones Canaccord Genuity señaló a Business Insider que las bebidas con infusión de marihuana podrían convertirse en un mercado de US$ 600 millones en Estados Unidos en los próximos cuatro años.

Los vinos de Idaho (e incluso Minnesota) son prometedores, y el famoso enólogo del Valle del Ródano, Louis Barruol, está creando un delicioso pinot noir en el distrito de Finger Lakes de Nueva York. Una bodega nueva, muy animada, Pinard & Filles, se encuentra en la helada ciudad de Quebec, y algunas de las cosechas de la bodega, defendidas por los aficionados al vino natural, ahora están disponibles en Estados Unidos.

El vino en aerolíneas

La compañía global de aviones privados Vistajet es la primera en atender completamente su pasión por el vino. Vistajet ha estudiado los efectos de la presión del aire y la calidad del aire en los vinos servidos a bordo. Su nuevo programa de vinos también incluye catas a ciegas, tours de vino e incluso un encargado para ayudarlo a comprar "en primeur", el método de adquirir vinos mientras una cosecha está aún en barrica, antes de que se embotelle.

El vino vegano estará de moda

El impulso hacia la salud y el bienestar está haciendo del veganismo una de las tendencias de consumo con mayor crecimiento, ya que las ventas de alimentos exclusivos del planeta aumentaron un 20 % a US$ 3.300 millones en 2018 en EE.UU.

En 2018, la empresa de comercio minorista del Reino Unido, Majestic Wine, agregó símbolos veganos (y vegetarianos) a la información de cada vino en su sitio web.

Pero, ¿las uvas fermentadas no son veganas de todos modos? Muchos enólogos utilizan agentes de acabado derivados de la leche, las claras de huevo o las proteínas animales y de pescado para eliminar los taninos pesados ??de los tintos y dar claridad a los vinos blancos. Aunque se eliminan en el producto final, su presencia temporal hace que los vinos no sean veganos. Los vinos veganos reemplazan esos productos.

El sake adquiere protagonismo

Los sofisticados ejemplos premium de sake están empezando a ser los favoritos de los sommeliers en los restaurantes no japoneses, donde aparecen menús de degustación y listas de vinos como alternativas al vino. Y para poner de relieve la importancia de la bebida, el fabricante de cristal Riedel presentó una nueva copa Junmai la primavera pasada, diseñada para esta categoría de sakes muy complejos.

Compra de botellas

Comprar vino será mucho más que comprar una botella en su tienda local. Lo último de Vivino es una forma de escanear una botella que está disfrutando en un restaurante, comprarla y hacer arreglos para que se la entreguen en su hogar, todo en menos de un minuto.

Fuente: clarin.com • Fotos: pinterest.es, mendezrojo.com, kurosawasake.com