BUENOS AIRES (ADNSUR) - A partir de una decisión de la Agencia Nacional de Seguridad Vial,  desde este viernes se dispuso que el símbolo de la estrella amarilla forme parte de las señales viales que los conductores deben identificaren el examen teórico para obtener y renovar la licencia de conducir. Desde el próximo 1º de abril, todos los centros emisores de la Licencia Nacional incorporarán el símbolo a su material de estudio y a sus preguntas de evaluación.

Las Estrellas Amarillas señalan el lugar en el que se produjo un siniestro vial en el que alguien perdió la vida. Detrás de cada estrella hay padres y madres que lloran a un hijo, hijos que se quedaron sin padres, hermanos y amigos que perdieron a alguien amado.

La instalación comenzó el 21 de septiembre de 2005 con la colocación de la estrella de Paolo Mellano, a partir de la iniciativa de la asociación “Red Nacional Familiares de Víctimas de Tránsito” en Olivos, provincia de Buenos Aires. Desde entonces y hasta hoy, 15 años después, lamentablemente las estrellas se multiplicaron: hoy hay casi 500 asociaciones de familiares en toda la Argentina que llevan adelante esta campaña.

La nueva señal vial no sólo sirve como un recuerdo para los familiares: también buscan ser un llamado de atención para todos los conductores, para que tomen conciencia de que manejar un automotor es una enorme responsabilidad y que hacerlo sin respetar las normas y a los demás puede terminar con la vida de un ser humano.

Pablo Martínez Carignano, director ejecutivo de la ANSV, explicó que "esta decisión es un reconocimiento a la lucha de los familiares de las víctimas. La instrucción del Presidente fue no dejarlos solos, acompañarlos en su dolor y en su búsqueda de justicia. Además de la incorporación de la Estrella Amarilla, hemos logrado algo inédito a favor de los familiares: presentarnos en causas judiciales como amicus curiae ("amigos del tribunal") y que los jueces acepten a la Agencia de Seguridad Vial como un organismo que colabore en el proceso".

Se trata de dos casos, uno en Corrientes y otro en San Juan, donde conductores alcoholizados mataron a chicos de entre 7 y 11 años. "Hablamos con los padres, pusimos asistencia psicológica y jurídica a disposición desde el primer día y en los tribunales solicitamos que los conductores deban entregar su licencia mientras dure el proceso penal y hasta la sentencia definitiva -explica Martínez Carignano-. Muchos padres nos cuentan lo ultrajante que es ver tras una audiencia que quien mató a un hijo se suba a su auto y se vaya manejando como si nada hubiera sucedido. La Agencia va a estar ahí para ayudar a que los magistrados comprendan que nada mata más jóvenes en la Argentina que los siniestros viales y por eso ponemos a disposición todos nuestros recursos técnicos".

Todos los familiares que quieran asistencia pueden llamar a la ANSV al 08001227464 o ingresar a www.argentina.gob.ar/seguridadvial/redfederal.