La vuelta al colegio en Francia después de las vacaciones de verano estuvo marcada este lunes por la prohibición de los teléfonos móviles en la enseñanza obligatoria, una medida que suscitó un amplio debate social.

La nueva ley, adoptada a fines de julio y que responde a una promesa electoral del presidente Emmanuel Macron, prohíbe el uso de todo aparato conectado (celular, tableta, reloj) en las escuelas de primaria y los "colleges", es decir, hasta los 14-15 años.

Esta práctica ya había sido adoptada por muchos centros, pero ahora la ley se aplicará a todos los establecimientos.

En cuanto a los liceos (hasta los 18 años), tendrán la posibilidad de aplicar la medida, total o parcialmente.

Los defensores de la medida subrayan que el uso del teléfono móvil perjudica la capacidad de atención en clase, el ambiente escolar y reduce la actividad física en los patios, cuando no sirve para exponer a los menores a contenidos violentos o pornográficos.

Es una ley "de entrada al siglo XXI", que envía un "mensaje a la sociedad francesa" y también al extranjero, con "otros países interesados", dijo el ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer.

Casi 9 de cada 10 jóvenes de 12 a 17 años (86%) poseen un teléfono móvil en Francia.

Los detractores de la medida denunciaron una "operación de comunicación" y una "ley de circunstancias" que "no cambiará nada". También subrayan la falta de recursos para su aplicación puesto que el gobierno aconseja por ejemplo guardar los celulares en taquillas pero algunas escuelas no tienen.

Casi 9 de cada 10 jóvenes de 12 a 17 años (86%) poseen un teléfono móvil en Francia. David Fernandez Casi 9 de cada 10 jóvenes de 12 a 17 años (86%) poseen un teléfono móvil en Francia. David Fernandez

La ley permite paralelamente la confiscación del aparato, cosa que los profesores no tenían derecho a hacer hasta ahora.

"Es una buena señal: en la escuela, se estudia, no se está con los teléfonos", dijo a la AFP Marie-Coline Madeleine, de 41 años. Su hija, que empieza este año la secundaria, dejará su teléfono en la cartera.

"Con los adolescentes es difícil. No controlamos lo que ven (...) Mi hija ya sabe que las pantallas solo puede ser a pequeñas dosis", agregó esta madre.

Varios alumnos interrogados en un colegio de París indicaron que mantendrán sus aparatos apagados durante la jornada, pero que los guardarán para comunicar con sus padres al terminar las clases.

Más de 12 millones de alumnos regresaron este lunes al colegio en Francia.

La situación en Argentina

En Argentina, la situación la regula cada jurisdicción. En 2016, en la Provincia de Buenos Aires se derogó la resolución 1728, que limitaba desde 2006 el uso de equipos móviles y dispositivos tecnológicos en horario escolar. Otros distritos no tienen normas, aunque no lo prohíben.

Alumnos utilizan sus celulares en el aula. Alumnos utilizan sus celulares en el aula.

 

"Hoy el celular es el dispositivo que los niños utilizan para conectarse a Internet. Es una herramienta útil siempre que se la use correctamente", asegura en diálogo con Clarín Marcela Czarny, directora de la Asociación Civil Chicos.net.

Czarny sostiene que deben existir pautas claras en los colegios, consensuadas con los docentes. "Como parte de la alfabetización digital hay que enseñarle a los chicos a apagar los teléfonos. Hay momentos en los que se los puede sumar al aprendizaje y otros en los que no", dice. "Sirven, como una computadora, para buscar información y comunicarse a través de las redes sociales. A su vez, existen aplicaciones educativas valiosas: de matemática, literatura o geografía", agrega la referente.

Para ella, la decisión de Francia es exagerada. "Es cierto que la mala utilización de los equipos en el colegio complica y que hay docentes que se quejan de que sus alumnos no están concentrados durante las clases por, por ejemplo, utilizar Facebook en el aula. Considero que la solución no es sacar el teléfono de la escuela, sino incluir la tecnología con ciertos límites", resume Czarny.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!