CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - La Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Buenos Aires (FCV-UBA) trabaja en un proyecto multidisciplinario en relación al entrenamiento de perros para la detección del agente viral coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo tipo 2 (SARS-2) que produce la enfermedad Covid-19.

Según informa la universidad, la extraordinaria capacidad olfativa de los canes permitió que, desde hace mucho tiempo, se los entrene para detectar distintas sustancias como estupefacientes, explosivos, divisas y alimentos en las barreras sanitarias; además de la búsqueda de personas con vida en desastres naturales y estructuras colapsadas, búsqueda de restos humanos o en la identificación forense o criminalística. 

Además, los canes también participan en otro tipo de detecciones dentro del campo de la salud humana. Actualmente ya pueden detectar episodios de hipoglucemia, cáncer de pulmón, mama, próstata y colon, melanoma además de tuberculosis. Sucede que, en estos casos, los tejidos malignos o los trastornos metabólicos liberan sustancias muchas veces detectables por el olfato canino, según publicó Ambito. 

Las razas que más frecuentemente se usaron para este tipo de entrenamiento son Pastor Belga Malinois, Labrador Retriever, Pastor Alemán, Sprigel Spagniel, Border Collie, y otras en menor número, mientras que los tiempos de entrenamiento varían de acuerdo con el animal, atendiendo a su ritmo de aprendizaje para preservar su bienestar.

“El entrenamiento de los canes será llevado a cabo por los profesionales de la Escuela de Adiestramiento que depende de la Secretaría de Extensión de la Facultad y esperamos contar con el aporte del personal y canes del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires con la colaboración del Ministerio de Seguridad de la Nación y de otros organismos”, explicó Paula Carancci, secretaria de Extensión de la Facultad de Ciencias Veterinarias, al medio de noticias de la UBA.

Detalló que "para este proyecto se utilizarían animales ya entrenados en la detección de otros olores, preferentemente detectores de explosivos, ya que estos perros han sido entrenados para que realicen una forma de señalización de olor compatible con la requerida en esta tarea. Por lo tanto solo será necesario que ellos aprendan a identificar y memorizar un nuevo olor”.

Por otro lado, explicó que tanto los canes como las personas involucradas en el entrenamiento no estarán expuestas a riesgo alguno, ya que se tratará de muestras de sudor donde no se encuentra el agente viral, tomadas sobre gasa estéril y depositadas en envases herméticos; y serán recolectadas por personal de salud bajo un riguroso proceso.

“Las pruebas ya realizadas en Francia han arrojado un resultado altamente efectivo en cuanto al éxito de los perros al identificar las muestras. La estadística muestra una efectividad entre el 86% y el 100% según el ejemplar canino. Ante estos alentadores resultados se espera poder avanzar en las siguientes etapas para poder concluir en una aplicación directa en la detección de pacientes positivos mediante el uso de canes”, concluyó Carancci.

La UBA estableció que este método permitirá realizar un testeo de bajo costo y de resultado inmediato, permitiendo así asignar más eficientemente los test de laboratorio a quienes hayan resultado positivo para los perros.

Quedará aún por demostrar si los perros serán capaces de detectar las muestras de personas asintomáticas positivas.