COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Luego del embargo de una de sus principales cuentas por parte de CAMMESA, en la SCPL trabajan contra reloj para evitar otra posible medida que podría aplicarse en el mediano plazo, con restricciones de potencia que, de aplicarse, obligarían a la entidad a aplicar cortes rotativos a sectores industriales de la zona. Paralelamente, se busca avanzar esta semana en el convenio para que Provincia afronte el pago de la deuda de todas las cooperativas de Chubut, para compensar esa financiación, por 3.500 millones de pesos, con la entrega de energía por parte de las distribuidoras provinciales.

Fuentes de la SCPL reflejaron ante ADNSUR el modo en que ha evolucionado la factura mensual que cobra CAMMESA, la empresa mayorista del mercado eléctrico, por el bloque de energía que le entrega a la entidad para distribuir en esta ciudad. Según ese relevamiento, en septiembre de 2018 el mercado mayorista aplicó un aumento del 19,71%, mientras que en enero de 2019 hubo otra suba del 27,33%. Como estos aumentos no fueron autorizados por el municipio para ser traslados al sector residencial, se ha acumulado un retraso de 156 millones de pesos, en función de la diferencia entre la factura mensual, del orden de los 110 millones de pesos y lo que la entidad puede recaudar para pagar, en torno a los 50 millones de pesos.

Ese retraso se suma a la deuda acumulada desde 2016 en adelante (previo a ese año hay un plan de pagos en marcha, por una deuda consolidada en 890 millones de pesos), lo que ha derivado en el embargo que de la cuenta principal, por un total de 586 millones de pesos, más un 30% en concepto de intereses.   

Morosos crónicos sufren 10% de restricción de potencia

En las últimas horas la entidad trabajó para destrabar el embargo sobre una de sus cuentas principales en banco Chubut, lo que podría provocar una cadena de cheques rechazados, librados para cancelar el pago de proveedores. Con todo, esa medida podría limitarse en las próximas horas, a partir de la estrategia legal diseñada por la entidad.

Sin embargo, en el horizonte cercano aparece otra preocupación. El antecedente cercano son las cartas documento enviadas por CAMMESA a las cooperativas de Trelew y Rawson. La primera adeuda 22 meses, por un valor de 1.340 millones de pesos, mientras la entidad capitalina debe algo más de 394 millones de pesos. Ambas entidades ya han encuadrado como “Moroso Crónico”, según los términos de una resolución de la Secretaría de Energía de la Nación.

En la práctica, ese rótulo significa un plazo legal de 5 días hábiles para cancelar la deuda, ya que de lo contrario la empresa mayorista puede empezar a aplicar restricciones de potencia del 10%. Esa medida significa que las cooperativas tendrán que restringir a su vez la energía a distribuir, sin afectar a usuarios residenciales domiciliarios ni servicios esenciales, por lo que los cortes se pueden aplicar sobre sectores industriales o grandes comercios.

En la Cooperativa de Comodoro Rivadavia no se recibió aún dicha notificación, pero creen que podría ser el próximo paso en la escalada iniciada por la empres mayorista conducida por el Estado nacional.