COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) . Aun cuando las tarifas estuvieron congeladas durante el año 2020 a raíz de las medidas adoptadas por la pandemia, el desfase entre el costo de la energía mayorista y el precio trasladado a los usuarios se remonta hasta el año 2015, a partir de la suba de tarifas mayoristas que autorizó el gobierno de Macri desde febrero de 2016 en adelante. 

El argumento de esas medidas fue que el congelamiento durante la administración kirchnerista, entre 2003 y 2015, exigía cada vez más subsidios del Estado nacional, con el consiguiente aumento del déficit fiscal. 

En ese período, entre 2016 y fines de 2019, el mercado eléctrico tuvo una actualización tarifaria superior al 1.800 por ciento, mientras que según los datos que presentó la entidad para fundamentar el pedido, el traslado a sus usuarios fue de un ritmo mucho menor: un 1.205 por ciento para usuarios residenciales; y algo más del 1.000 por ciento para usuarios residenciales. Esto explica que la acumulación de deudas mensuales haya sumado hasta fines del año pasado, un monto de alrededor de 4.200 millones de pesos que la SCPL adeuda a CAMMESA.

Déficit creciente

El déficit se fue acumulando durante los últimos años, según los balances de la institución. En el ejercicio 79, la recaudación fue de 1.725,2 millones de pesos, pero la compra de energía demandó 3.724,6 millones, con una diferencia del 216 por ciento; y en el período anterior, que abarca desde julio de 2017 a junio de 2018, la diferencia fue del orden de los 600 millones de pesos, con un déficit del 158 por ciento. 

Entre los costos de los insumos, que también serán expuestos como parte de la fundamentación, los incrementos entre julio de 2017 y noviembre de 2020 van desde un mínimo del 350 por ciento, hasta un máximo del 651 por ciento, por ejemplo para el cable preensamblado de 2 por 4 milímetros. 

Otro de los componentes de la tarifa es el costo del alumbrado público, que para usuarios residenciales hoy tiene un costo de 128,33 pesos. En una comparación con la cooperativa de San Juan, que es una de las pocas del país que está al día con sus pagos a CAMMESA, esa presentación se fija con un valor de 1.007 pesos por Kilowatt. 

Para la SCPL debe incluirse la actualización del Valor Agregado de Distribución (VAD), que está congelado desde junio del año 2017, según constató el Ente de Control de Servicios Públicos de la ciudad. Para la entidad, el retraso en ese concepto es del 300 por ciento.

Además, el Ente también reconoció que las adecuaciones tarifarias se dan con una demora de hasta 8 meses, período en el que se sigue acumulando aumentos de costos y de inflación en general.

Una mención especial tendrán las conexiones clandestinas, que ponen en riesgo la sostenibilidad del sistema ya demás genera multas para la SCPL, por la pérdida de energía no medida. 

LA AUDIENCIA

Un total de 141 personas se inscribieron para participar en la audiencia pública convocada para este jueves 14 de ener por el Concejo Deliberante, a realizarse en forma presencial en el Centro Cultural, instancia en la que se dará tratamiento a la solicitud de incremento planteada por la SCPL de Comodoro Rivadavia. El vice intendente Othar Macharasvilli confirmó que la totalidad participará de forma física, ya que no hubo registros para participar por vía retoma, modalidad que había sido impulsada ante la situación de pandemia que continúa atravesando la ciudad y el país.

Según explicó el Macharasvilli, se ha previsto una modalidad “burbuja”, con el ingreso de cada asistente a medida que corresponda su turno según el orden de inscripción, con una extensión máxima de 5 minutos por expositor.

Considerando la cantidad de inscriptos, en caso de que participen todos, la audiencia podría tener una extensión de 700 minutos, es decir casi 12 horas, sin contar las exposiciones que también deben realizar desde el Ente de Control de Servicios Públicos y la propia prestataria del servicio.

“La audiencia no es vinculante, pero recae en la responsabilidad el Concejo Deliberante, la aprobación de un aumento de tarifa que fue incorporado desde el Ejecutivo –explicó el titular del Concejo, en diálogo con ADNSUR-, el trabajo posterior a esta audiencia será lo que determine  el qué y el cómo”, indicó, en referencia a los montos finales en que podría aprobarse la solicitud de incrementos.

“Es importante escuchar a los vecinos y al poder concedente, como también al concesionario, para que expongan sus argumentos –añadió-. Además,  la audiencia se va a transmitir por streaming, para que la ciudadanía pueda escucharlo y verlo, algo que no se había hecho nunca pero que hemos incorporado en esta nueva normalidad que nos impone la pandemia. Será muy importante la participación, por lo general de 60 inscriptos luego participa la mitad, pero vemos esta vez cuánta gente viene”.  

 Ante la consulta de en qué plazos se podrían definir las nuevas tarifas, no dio precisiones, ya que indicó que el trabajo posterior a la audiencia, por parte de los concejales, se hará en sintonía con las definiciones del gobierno nacional y provincial, que “están trabajando sobre las tarifas de los servicios esenciales; por eso después de esta audiencia pública, que es un trámite administrativo, se seguirá analizando y viendo técnicamente todos los pro y contras”.