La puesta en vigencia del cobro del Fondo Ambiental Pesquero (FAP) podría generar un fuerte desabastecimiento de planas pesqueras en tierra, ya que la flota amarilla con base en el puerto de la capital provincial anunció la paralización de su actividad desde mañana. Son alrededor de 75 buques que, para poner al día el canon, deberían pagar una cifra de varios millones de dólares, considerando la cantidad de descargas por año y la vigencia del canon, desde agosto de 2019.

El anuncio por parte del secretario de Pesca, Gabriel Aguilar, de que se pondrá al cobro el canon creado a través de la ley I-620 motivó la reacción de la cámara de empresaria que representa a la flota amarilla, de que paralizará su actividad. El problema se suma también a la restricción de capacidad de captura para la flota artesanal, tal como había informado ADNSUR el último domingo, con la restricción a sólo 200 cajones por buque para las embarcaciones que no superan los 10 metros de eslora.

Además se suma la postura de los buques de altura (rojos) con base en Mar del Plata, que evitarán las descargas en puertos de la provincia, salvo que operen cerca de Comodoro Rivadavia, que es el único exceptuado del cobro del canon.

Aguilar comunicó a través de su cuenta de Twitter que la medida se pondrá al cobro pese a reiterar su postura en contra, al igual que la del gobernador Mariano Arcioni, ya que cuando la ley salió aprobada en Legislatura fue vetada por el Ejecutivo, mientras que la posterior insistencia de diputados logró darle vigencia.

Tweet de José Gabriel Aguilar

Durante un tiempo los armadores evitaron el pago del canon a través de recursos de amparo interpuestos para denunciar la inconstitucionalidad de la norma, a la que denuncian como una doble imposición. Es que esta exigencia, creada por iniciativa del ex diputado Alfredo Di Filippo, se suma a un canon que ya rige sobre la pesca, que exige el pago del 2% por kilo de langostino capturado.

Cuánto deberían pagar las flotas con permisos provinciales

El Fondo Ambiental Provincial Pesquero (FAP) contempla la exigencia de un canon del valor de un litro de gasoil Premium, de la marca YPF, por cada cajón de langostino desembarcado en puertos de Rawson, Camarones y Puerto Madryn. Para buques con permisos provinciales, la exigencia es del 50% del valor, por lo que el costo oscila entre 1 dólar y 50 centavos de dólar, aproximadamente por cada cajón.

La decisión de poner al cobro el canon se anunció luego de haber concluido “cientos de procesos administrativos que agotan instancias y habilitan el inicio de las ejecuciones pertinentes por parte de la Fiscalía de Estado”, según precisó Aguilar, por lo que también advirtió que se exigirá que las embarcaciones se encuentren al día con el pago para poder operar.

El detalle no es menor, ya que obliga a los armadores a cumplir con un pago retroactivo a los últimos 3 años. Según precisaron fuentes del sector pesquero, la flota amarilla se integra por alrededor de 49 buques, cada uno de los cuales captura alrededor de 80.000 cajones anuales. Esto significaría unos 3,9 millones de cajones que, sobre la referencia de 50 centavos de dólar por cada uno, equivaldría al pago de casi 2 millones de dólares por cada año de vigencia de la norma, que se promulgó en septiembre de 2019.

Por su parte, la flota artesanal cuenta otros 35 barcos, a razón de 30.000 cajones anuales, lo que significaría otros 500.000 dólares por año para el conjunto de la flota, a fin de poner al día el canon y lograr el derecho a seguir pescando. A esto  habría que sumar las descargas de la flota de altura, de los cuales la mayoría opera con permisos nacionales.

 Vale recordar que la norma establece que el 50% de lo recaudado debe ir a las arcas del Ministerio de Ambiente, mientras que la otra mitad corresponde a los municipios donde se realicen las descargas, de allí que también hay interés en los intendentes de las ciudades costeras para que se active el cobro.

Sin embargo, lo que se dará en los hechos es la casi paralización de la actividad, ya que a la decisión de la flota amarilla de no salir a pescar desde el martes 16 de agosto, se suma el planteo de los buques con permisos nacionales, que podrían elegir a Comodoro Rivadavia (por ser el único puerto exceptuado del canon) o eventualmente puertos de Río Negro, para la descarga y posterior traslado hacia las plantas de Mar del Plata.     

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!