COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El coordinador del Area Externa de Salud Mental y coordinador de la Residencia Interdisciplinaria de Salud Mental Comunitaria del hospital Regional, Lic. Sebastián Núñez, dialogó con ADNSUR TV sobre “la otra pandemia”, como él define la cantidad de nuevas consultas diarias que recibe el servicio a su cargo, es decir personas que no se encontraban en un tratamiento previo. Se estima que un 20 por ciento de la población de la ciudad puede quedar afectada por una situación de trauma como la que se está atravesando. ¿Hay recursos suficientes para afrontarlo?

“La otra pandemia es la verificación de lo que viene informando la Organización Mundial de la Salud (OMS), que junto con el coronavirus y posterior al Covid, se va a experimentar un aumento de la demanda sobre las consultas en temas relacionados a salud mental, con un mismo efecto: así como el problema del Covid no tiene que ver con una alta tasa de mortalidad, sí se agrava cuando uno multiplica esa tasa con la exigencia que hay para el sistema sanitario y el riesgo que la gente experimenta frente a un virus que se vuelve más peligroso por la novedad y la masividad. Nosotros ya experimentamos en nuestra área una mayor demanda y sabemos que enero no era un mes de muchas consultas, pero este año tuvimos un inicio de año muy movido, atendiendo entre 4 y 5 casos por día en forma telefónica. Esto es lo que para nosotros se va a convertir en una segunda pandemia, mucho menos visible que la primera”.

Núñez  aclaró que los motivos de esa mayor demanda obedecen a una serie de causas, que van desde el cambio en el modo de relacionarse con el otro hasta las proyecciones de vida que se vieron modificadas. “Esa afectación llama a un trabajo de elaboración en salud mental, que cuando es masivo, es decir cuando una población vive una situación traumática, hay un porcentaje de esa población que al tiempo empieza a manifestar síntomas. Lo traumático ha sido esta alteración de la vida, no diría que estamos todos más locos, sino que todos hemos sufrido y elaborar ese sufrimiento es una cuestión de cada persona. Está calculado que el 20 por ciento de una población, luego de pasada la catástrofe, va a requerir algún tipo de atención en salud mental”.

Frente a esa mayor demanda, que involucraría a una población cercana a las 50.000 personas si se tomara a Comodoro-Rada Tilly, el servicio hoy no cuenta con el recurso humano suficiente: si el coronavirus al menos cuenta con la proyección de vacunas y se discute en qué momento llegarán a la mayor parte de la población, para enfrentar los trastornos de ansiedad y otros vinculados a la salud mental “no se cuenta ni siquiera con las camas de terapia”, graficó Núñez, trazando un imaginario paralelismo con la atención sanitaria que demanda el coronavirus.

Los problemas para acceder a una consulta psicológica aun contando con obra social o cobertura prepaga, la escasez de medios en el sector público y la habitual demora de las personas en afrontar este tipo de afecciones formaron parte de esta entrevista exclusiva con ADNSUR TV. ¿En qué se originan los trastornos de ansiedad? ¿Qué pasa con los vínculos familiares? ¿Deberían retornar las clases presenciales? ¿Cuál es el riesgo que se debe priorizar?