Adalynn Leary es una niña de dos años que sufre ataques de ansiedad. La pequeña comenzó a tener problemas después de que un terremoto azotara su casa en Alaska y desde entonces no puede dormir segura si no es con su perro cerca.

Sin embargo, hay una manera para que la niña duerma tranquila durante toda la noche: abrazar a Fury, una hembra de pitbull con la que la pequeña tiene una relación muy especial.

"La única manera de que duerma es que Fury esté ahí dentro con ella para protegerla y aliviar su ansiedad. Normalmente duerme en el suelo junto a su cama, pero esa noche ella la llamó para abrazarla", explicó el padre de la pequeña, que ha recibido numerosas críticas por dejar que el animal y la niña compartan cama.

https://www.facebook.com/leary13/videos/10161335603310444/

Sin embargo, el hombre ha respondido a las críticas asegurando que Fury "no es un animal cualquiera". Dice que está de acuerdo en que no hay que dejar a los niños con animales sin supervisión, pero explica que el perro ha recibido un entrenamiento de más de 100 horas y que sabe que su trabajo es "tener a Ady bajo su protección y ser su perro de servicio".