CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - La luna se está achicando, según reveló la NASA en un informe en el que analizó temblores a lo largo de fallas de empuje, identificadas como resultado de que el cuerpo celeste se encoge a medida que su interior se enfría.

Un equipo de investigadores diseñó un nuevo algoritmo para volver a analizar los datos sísmicos de los instrumentos colocados por las misiones Apolo de la NASA en los años 60 y 70, cuyo análisis proporcionó datos de ubicación de epicentros más precisos para 28 terremotos lunares registrados desde 1969 hasta 1977.

NASA on Twitter

Según informó Clarín, aunque los instrumentos de la misión Apolo registraron su último terremoto poco antes de que se retirara en 1977, los investigadores sugieren que es probable que la Luna siga experimentando terremotos hasta hoy.

Los resultados del análisis se publicaron en un artículo en la revista 'Nature Geoscience'.

El científico Thomas Watters, del Centro de Estudios de la Tierra y Planetas en el Museo Nacional del Aire y el Espacio de EE.UU., dijo que lentamente pero sin pausa, a medida que su interior se enfría, la Luna “adelgazó más de 50 metros en los últimos cientos de millones de años”, en un comunicado de NASA.

Explicó que al satélite le ocurre lo mismo que a una uva a medida que se encoge, hasta convertirse en una pasa. Pero a diferencia de la piel de la uva, que es flexible, la de la Luna es rígida y se quiebra al empequeñecerse formando fallas donde un segmento de corteza es empujado encima de otro. 

Estas fallas se asemejan a pequeños acantilados en forma de escaleras, o escarpes, cuando se ven desde la superficie lunar. La sonda LRO fotografió más de 3.500 escarpes de falla en la Luna desde que comenzó a funcionar en 2009. Los científicos abogaron para volver a la Luna para 2024.

 

La coautora del estudio, Renee Weber, consideró que "establecer una nueva red de sismómetros en la superficie lunar debería ser una prioridad para la exploración humana de la Luna".