ESTADOS UNIDOS (ADNSUR) – Una mujer, residente de Ohio, Estados Unidos, sufrió la amputación de sus piernas y brazos luego de ser lamida por su perro mientras jugaban: fue contagiada de Capnocytophaga, un virus común en perros y gatos.

Poco después de la lamida, Marie Trainer comenzó a sentir náuseas y fiebre, por lo que debió ser internada. En el hospital sus síntomas fueron empeorando hasta formarse una gangrena. La mujer fue inducida a un coma y diez días después despertó sin sus piernas y brazos.

 "Cuando abrí los ojos, no sabía dónde estaba. Fue muy duro descubrir que tuvieron que quitarme las piernas y los brazos. Fue muy difícil de aceptar", expresó.

Según la doctora Margaret Kobe, directora médica de enfermedades infecciosas del hospital, este germen es "bastante común en la flora oral o en la boca de los perros y puede transmitirse a través de una mordedura o, a veces solo por el contacto con saliva", publicó Nuevo Día.