Manzano Amargo, una pequeña localidad histórica en Neuquén, emerge como uno de los destinos turísticos más prometedores de la región. Su belleza natural, caracterizada por imponentes cascadas de hasta 40 metros de altura, lo convierte en un lugar de visita obligada para los amantes de la naturaleza y la aventura.

La joya neuquina que esconde cascadas de 40 metros y pocos conocen

Rodeado de lagunas y arroyos alimentados por el deshielo de las montañas, Manzano Amargo cautiva con su paisaje pintoresco y su atmósfera serena. El nombre del pueblo proviene de un antiguo manzano silvestre, testigo del desarrollo de la zona desde el Siglo XIX, cuando fue habitado por los pehuenches.

Para los entusiastas del trekking, Manzano Amargo ofrece una red de senderos que serpentean a través de su exuberante vegetación y conducen a las impresionantes cascadas. Los visitantes pueden explorar estas maravillas naturales mientras disfrutan de vistas panorámicas incomparables y respiran aire fresco de montaña.

La joya neuquina que esconde cascadas de 40 metros y pocos conocen

El acceso a Manzano Amargo desde Neuquén capital es a través de la Ruta Nacional 22 hasta Zapala, luego la Ruta Nacional 40 hasta Chos Malal, y finalmente la Ruta Provincial 43 que atraviesa Andacollo, Villa Nahueve y Las Ovejas. Desde Las Ovejas, continúa por un tramo de ripio por aproximadamente 18 kilómetros hasta conectarse con la Ruta 54, y luego solo restan 21 kilómetros para llegar a este destino natural.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!
¡Sumate acá 👇🔗!
Recibí alertas y la info más importante en tu celular

El boletín diario de noticias y la data urgente que tenés que conocer