COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – Comodoro es sinónimo de YPF, de aquella que existió antes de la privatización de la década del 90, que ofrecía diferentes beneficios a sus trabajadores y que su funcionamiento dejó un gran patrimonio para la ciudad.

La capital del petróleo, donde se descubrió el hidrocarburo en 1901, fue la cuna de la operadora que el 3 de junio de 1922 creó el gobierno de Hipólito Yrigoyen, bajo la figura de Dirección General de Yacimientos Petrolíferos Fiscales.

La historia dice que tras la asunción de Marcelo T. de Alvear, como presidente, se le dio impulso a la dirección que dependía del Ministerio de Agricultura. Para eso, fue fundamental la asunción de Enrique Mosconi, hombre que hoy le da nombre al barrio donde está emplazada la administración central de la operadora estatal; aquella que el gobierno pretende trasladar, desconociendo la historia, el significado y el vínculo que une a YPF con Comodoro.

Es que como muchos protagonistas políticos ya dijeron, si esto sucede, no solo sería una gran pérdida para la ciudad en materia laboral, sino también un duro golpe a la historia petrolera en la región, aquella que le dio vida a los combustibles en Argentina.

Los datos en este caso son mejor que mil palabras. Vamos por ellos.

 

Administración YPF Comodoro Rivadavia

 

UNA CIUDAD QUE HIZO GRANDE A UNA COMPAÑA

Cuando se creó YPF, la producción estatal ya estaba activa y organizada en Comodoro. En 1910 se había creado la Dirección General de Explotación de Petróleo en Comodoro Rivadavia, presidida por el ingeniero Luis Huergo. El área dependía de la Dirección de Minas, Geología e Hidrología del Ministerio de Agricultura.

Esa comisión realizó las primeras gestiones para tener un puerto, construyó un muelle y adquirió otro en Caleta Córdova. Además, dio los primeros pasos en materia social para beneficios de los empleados con la construcción de casas, una proveeduría y otros servicios que servían para contener al trabajador en un pueblo que recién estaba creciendo.   

Con la creación de YPF la política de hidrocarburos tomó otro impulso. El general Mosconi fue su primer director. Su gestión se extendió hasta septiembre de 1930 y ese periodo logró posicionar a la petrolera estatal.

Los datos indican que en 1923 la producción del yacimiento era de 450.328 metros cúbicos: 343.889 pertenencia a YPF con 89 pozos y el resto a empresas privadas, recuerda el libro del “Cincuentenario de YPF”, que narra su historia desde 1922 a 1972.

Para 1930 la producción había aumentado a 1.170.300 metros cúbicos y 721.592 eran de la compañía estatal.

 

Archivo Teo Nürnberg.Archivo Teo Nürnberg.
Archivo Teo Nürnberg.

 

LA HISTORIA DEL EDIFICIO

Desde sus primeros años la operadora funcionó en el corazón de Kilómetro 3, allí donde se descubrió el petróleo; hoy simbolizado con el funcionamiento del Museo Nacional del Petróleo.

En ese entonces, en el patio no había estacionadas camionetas 4x4 como sucede ahora. Eran solo un par de autos antiguos, Ford A, característicos de esa primera época, que también eran el reflejo de la pujanza de una tierra de oportunidades.

Los datos aportados por diferentes publicados y confirmados por la licenciada Viviana Bórquez Granero indican que el edificio fue inaugurado en 1917, previo a la creación de la operadora, por la Dirección General de Explotación de Petróleo en Comodoro.

Para su edificación se utilizó piedra del cerro y una vez que estuvo terminado reemplazó la anterior administración de madera y cinc que estaba situada detrás de ese edificio y que fue destruida por un incendio en 1916.

La ficha técnica confeccionada por la Comisión Evaluadora del Patrimonio Histórico, Cultural y Natural de Comodoro Rivadavia, indica que “se caracteriza por tener una escala monumental”.

“Su acceso central fue jerarquizado por un frontis neoclásico y una importante escalera de acceso. De líneas sobrias, fue construido con muros de mampuestos desbastados y sillares labrados de piedra unidos con mezcla. Se considera que la alusión a la arquitectura griega refleja la necesidad de mostrar una imagen segura, fuerte y duradera”.

 

Según pudo confirmar ADNSUR, en la actualidad la sede de la administración de YPF es un bien patrimonial de la ciudad. Si bien en 1931 fue ampliada y luego sufrió algunas remodelaciones -como el cambio de la puerta original que cambió bastante su fachada, indicó Bórquez Granero- es uno de los edificios más antiguos e importantes que tiene Comodoro.

El mismo fue incorporado como Bien de Valor Patrimonial de la Ciudad al listado anexo a la Ordenanza Municipal N° 12.087/16 con grado de Protección 1.

 

 

EL IMPULSO DE YPF

Desde ese edificio se dio impulso a la compaña y a la industria, reorganizando un trabajo que presentaba serias irregularidades previo a la fundación de la operadora. Por lo menos así lo indicó Mosconi en el primer informe que publicó el 18 de noviembre de 1922, luego de visitar los dos yacimientos que tenía YPF.

Según contó Mosconi, se registraban “deficiencias de la contabilidad en general”, “atrasos excesivos”, y “deudas atrasadas”, lo que obligaba a remover “todo el mecanismo administrativo, orientándolo al sentido de buscar el menor costo de producción y obtener el mayor beneficio”.

Mosconi inició un proceso de ordenamiento y crecimiento, un plan de trabajo de cuatro años que incluía la puesta en marcha de la destilería de Ensenada para aumentar la demanda de crudo destinada a combustibles. Además ese mismo año, el 22 de febrero habilitó el primer surtidor kerosene en Buenos Aires y el 20 junio el primero de nafta. Todo esto, en parte, gracias a la cantidad de petróleo que había almacenada en Comodoro: 60 toneladas en 1922, lo que evidenciaba la poca demanda de crudo para nafta, algo que se propuso cambiar.

Es que en ese entonces, Argentina era el mayor consumidor de petróleo de América del Sur, por delante de Chile, Brasil y Venezuela y el segundo productor detrás del país bolivariano. Comodoro tenía 130 pozos de los 137 del país.  

 

 

UN CRECIMIENTO SOCIAL

El vínculo entre la compañía y la ciudad siempre fue reciproco. El crecimiento de YPF trajo a Comodoro prosperidad. Primero se construyó el Hospital Presidente Alvear de Kilómetro 3, una escuela y la capilla Santa Lucia del yacimiento. Luego llegarían las gamelas, una proveeduría – actualmente el CERET – y más escuelas.

Comodoro era sinónimo de YPF y petróleo en todo el país, y el 1 de enero de 1927 también se habilitó la usina eléctrica central con una capacidad de 25.000 HP de potencia, otra de las grandes realizaciones de Mosconi.

El 9 de julio de 1930 Mosconi tuvo su último acto; descubrió un busto del Libertador San Martín en la plazoleta que se encuentra frente a la administración. El mismo fue realizado por el arsenal Esteban de Luca y para darle un carácter regional, se utilizó como pedestal un tronco de araucaria silicificada, que se extrajo del bosque petrificado de la zona de Sarmiento, indican datos de la Comisión Evaluadora del Patrimonio Histórico, Cultural y Natural de Comodoro Rivadavia.

En septiembre Mosconi dejó su cargo como consecuencia del movimiento cívico militar que derrocó a Yrigoyen, pero ya había dejado un legado, cimientos que tuvieron su eje en esta ciudad, donde YPF marcó a identidad, el patrimonio arquitectónico y un estilo de vida. A cambio, Comodoro le dio la pujanza para convertirse en una de las principales operadoras de américa latina.