Los fines de semana aparecen en la plaza rastros de jeringas, botellas de vino, latas de cerveza. La madrugada del miércoles hallaron una camioneta Chevrolet completamente quemada. Estaba en reparación de chapa y pintura, estacionada frente a un taller, y terminó completamente destruida.

La víctima, Joana, ni siquiera se molestó en hacer la denuncia. La mujer indignada contó que la plaza donde jugaban los niños, hoy se convirtió en un "juntadero de vagos que se drogan y toman de todo". Se cree que prendieron fuego la camioneta tan solo por el éxtasis que produce ver arder un vehículo en la oscuridad de la noche.

El interior del vehículo totalmente destruido por el fuego.
El interior del vehículo totalmente destruido por el fuego.

Joana comentó que no es la primera vez que prenden fuego un vehículo en el barrio Santa Mónica, cerca de las calles Marconi y Rondeau. Hace un año quemaron cuatro autos que estaban en un taller mecánico. Al parecer los jóvenes que se juntan a la noche en la plaza tienen entre 20 y 35 años, y siembran terror entre los vecinos que ya casi no pisan la plaza.

Joana ya vivió un episodio similar al de este miércoles, y lo denunció pero todo siguió igual. "Una noche dejé mi auto estacionado afuera y un chico en moto drogado se metió adentro de mi auto con moto y todo. Hicimos la denuncia pero es constante el tipo de gente que concurre a la plaza y lleva estas cosas", sostuvo.

Este viernes Joana y otros vecinos se van a juntar con las autoridades policiales y la Guardia Urbana, preocupados porque los delincuentes sigan ganando terreno y terminen usurpando e incendiando las viviendas. “Hoy prenden fuego autos pero mañana pueden prender fuego una casa, porque algunas están vacías en alquiler", alertó la víctima.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!