Algunos participantes de la marcha piquetera de este miércoles hacia Plaza de Mayo instalaron carpas con baldes a modo de baño para que los asistentes a la manifestación puedan hacer sus necesidades; cobran $100 para utilizarlos.

Afuera de ellos se formaron largas filas, y a todo se les aclaraba: sólo se puede orinar.

Una de las personas que se encontraba brindando el improvisado servicio le contó al periodista Nacho Otero de TN, en su recorrida por el microcentro porteño, que durante esta jornada a él le fue bien en el contexto de la marcha. “Gané $20.000 en un día”, afirmó el hombre.

“Sale más barato que pagar la consumición en un bar”, destacó sobre el costo del servicio y el éxito que tuvo. “Creo que pasaron alrededor de 200 personas”, comentó.

En las imágenes, se pudo ver una larga fila de personas que ingresaban de a una para realizar sus necesidades mientras una ayudante del dueño del improvisado negocio la cerraba y abría cada vez que entraba alguien. Además se entregaba un número.

El hombre relató que realizó una inversión de $15.000 para comprar la carpa, en la que entra una sola persona. También puso papel higiénico, el balde de pintura vacío y alcohol.

“Los desperdicios salen por un agujero a la alcantarilla y se desinfecta todo con lavandina”, dijo sobre las medidas de higiene de su emprendimiento.

El hombre contó que en realidad tiene una casa de comidas, y también realiza la venta de empanadas de forma ambulante. Como tenía que venir a la marcha, de esta manera no perdía la jornada de trabajo. Él está dentro de una cooperativa, y fue a la marcha para pedir cupo por los que no lo tienen, explicó.

Baños con carpas y baldes que se cambian de lugar

En la recorrida que hizo TN se pudieron ver varios de estos casos. “Estamos laburando. Es un baño público, no es nada anormal. Es un balde”, dijo otro de los que brindaban este tipo de servicio. La tarifa era la misma.

Otro particularidad que tiene el sistema que inventaron es que pueden moverse de esquina en cualquier momento: simplemente levantan la carpa y se cambian de lugar. Esto les funciona por si llegan a tener alguna eventualidad con la policía, aunque en todo el tiempo que el equipo periodístico se movió por la zona, nadie se acercó a indicar que eso no pudiera hacerse.

Por otra parte, un barrendero que pasaba por la zona se lamentó por tener que limpiar algunos desechos tirados en el área durante la marcha, como por ejemplo papeles higiénicos usados. También deseó que el olor que dejaron no sea demasiado fuerte, ya que él iba a tener que limpiar allí.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!