El buque “Hamburg” amarró el viernes en el puerto de Buenos Aires, después de 12 horas las autoridades sanitarias se dieron cuenta que habían cometido un error y deberían haber aplicado otro protocolo en medio de la preocupación y monitoreo por la cepa africana de coronavirus. 

“Boluda, este barco viene de Cabo Verde, ¿Eso no es en África?”, esta frase fue pronunciada por una inspectora de la Dirección de Sanidad de Fronteras que estaba cuando llegó el buque crucero e Bahamas MS Hamburg. Otra funcionaria que se encontraba en tierra sostenía que la isla integra el continente asiático.

Este lunes ya fueron publicadas nuevas restricciones en la Argentina para personas que estuvieron en ese continente en los últimos 14 días, pero ya sa habían recibido indicaciones internas de extremar los controles para postergar lo máximo posible el ingreso de la nueva cepa al país. El buque había estado 6 días navegando, afirmó Infobae. 

El crucero con capacidad para más de 400 pasajeros y una tripulación de 170 marinos ingresó el viernes pasado a las 19:30 a la terminal de cruceros “Benito Quinquela Martín” del puerto metropolitano, luego de que las autoridades de Sanidad de Fronteras le otorgarán la llamada “libre plática”, lo que permite que tanto pasajeros como tripulación pueden descender.

La autoridad sanitaria autorizó el amarre y ingreso y egreso de los 300 pasajeros (en su mayoría alemanes), además el eventual embarque de quienes abordarán la nave en el puerto local. Pero el sábado a la mañana se desató la discusión entre la inspectora que detectó el error con su compañera.

Inspectores confundieron África con Asia y dejaron entrar sin control un crucero

“Fue increíble presenciar la acalorada discusión telefónica en el puente de mando del buque, los gritos de la persona que hablaba desde tierra se escuchaban a través del celular de la funcionaria embarcada. Se consultaban mutuamente si Cabo Verde era parte de Asia, de África o de la India. Luego de un silencio, llegó la confirmación: “Es África” nos mandamos una macana”, relató uno de los testigos del hecho a Infobae. 

Una vez descubierto el fallo, llegó la orden de retirar la “libre plática” de la nave. Simultáneamente, se ordenó a los pasajeros y tripulantes el confinamiento en camarotes a la espera de que se realicen los hisopados, cuyos resultados se conocerán en las próximas horas.

No hay certezas acerca de si algunos tripulantes o pasajeros transitaron por las calles de Buenos Aires a pesar de las severas restricciones para viajeros procedentes de África.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!