El aumento que se registró en la categoría de Prendas de vestir y calzado es el que más incrementos tubo este año. Según el último Índice de Precios al Consumidor que publicó el INDEC, en comparación a julio del año pasado subió un 96,7% promedio, y lidera la lista de aumentos la región Pampeana, con un 100,9%. Luego le siguen Capital y Gran Buenos Aires, con un registro de 100,5%.

En apenas doce meses los valores de la ropa cuestan el doble, y desde el sector textil apuntan a valores externos, mientras que los economistas sostienen que los consumidores validan.

En la línea de la problemática inflacionaria y su afección en las importaciones, Ramón Ayala, presidente de la Cooperativa chaqueña “Inimbo”, dijo que “El tema es que los exportadores e importadores pagan con el dólar oficial y a nosotros nos quieren vender a precio del dólar blue. Ese es uno de los problemas que todavía cuesta superar a las autoridades que corresponde. Eso en todos los rubros, no sólo en la cooperativa sino también a todos los que componen la cadena textil, porque no somos formadores de precios”.

Inflación: porqué se duplicó el valor de la ropa de un año para el otro

Desde el sector del tejido, apuntan a los factores externos e internos que hicieron que la suba sea mayor este año. En los factores externos explican que se encuentra la inflación crónica, a los que se le suma la inflación en las materias primas impulsadas por el petróleo y por el desorden de logística de los fletes.

“Un container estaba 2.500 dólares, llegó a estar 10.000 o 14.000 dólares. Sobre el conteo de una materia prima de 40.000 dólares, eso implica sólo en flete una suba de un 25%”, explicaron desde la Fundación Pro Tejer.

De esta forma, la Fundación sostiene que las fibras más utilizadas en Argentina son algodón, que es argentino pero tiene un efecto soja: el 60% de la fibra se exporta y cotiza en Chicago en dólares, aumentando casi el 100%.

“El poliéster se dejó de fabricar en argentina en un 70%, igual que la Lycra, que aumentó 110%. No se fabrican más colorantes y anilinas para terminar la tela; aumentó un 140%, y después hay materiales como viscosa, que se dejó de fabricar hace muchos años y se tiene que traer de afuera”, explicaron desde Pro Tejer.

Por otro lado, Florencia Di Prinzio, economista del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), explicó que "al registrarse y sostenerse estos niveles de incremento mensual, lo esperable sería que el consumo caiga y que, por consiguiente, los precios comenzaran a descender. Sin embargo, el bajo grado de respuesta de las cantidades consumidas a estas importantes variaciones en el precio, podrían estar denotando cierto grado de inelasticidad en la demanda de los productos textiles".

En otras palabras, “es probable que un sector de dicha demanda que mantuvo su nivel de ingresos incluso en la ‘post pandemia’, continúe comprando aún con precio elevados y sea quien convalide y de alguna forma legitime, el nivel de precios actual”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!