Ocurrió el pasado domingo, alrededor de las 17 horas, cuando Facundo Stabile, el chofer de un colectivo de la línea 182 de Florencio Varela, se dispuso a ayudar a una pequeña nena de 1 año y medio de edad con maniobras de reanimación cardiopulmonar. Se vivió una situación de extrema tensión dentro de la unidad pero con un esperanzador desenlace.

Aquella tarde, una madre que viajaba con su hija pequeña en la unidad de la empresa "El Nuevo Halcón", comenzó a desesperarse al notar que a la bebé comenzaba a faltarle el aire y se había puesto "morada" por la asfixia.

Allí fue cuando Facundo Stábile, chofer de 39 años que conducía el ómnibus, decidió detener la marcha y tratar de ayudar a la niña con técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP), dado que conocía cómo desarrollar esas maniobras.

Eso fue clave para que pudiera estabilizar a la bebé en cuestión de segundos y posteriormente, con el apoyo del resto de los pasajeros, condujo hasta el hospital materno infantil de Florencio Varela para que recibiera las primeras atenciones de los profesionales médicos, indicó Zonales.

El colectivero detuvo la marcha y ayudó a la pequeña que se estaba asfixiando. Foto: Zonales.
El colectivero detuvo la marcha y ayudó a la pequeña que se estaba asfixiando. Foto: Zonales.

A raíz de esto, la pequeña quedó internada en el centro asistencial, donde se informó que su salud se encontraba estable y en plena recuperación. En las redes sociales calificaron al chofer de "héroe" por su rápida intervención para ayudar en ese momento caótico.

"Cuando llegamos al hospital la mamá estaba en shock, así que agarre a la nena en brazos y la bajé a la guardia. Les conté a los médicos lo que hice y esperé en el colectivo con el resto de los pasajeros", comentó Facundo en dialogo con C5N.

"Después vinieron los médicos y me felicitaron, me preguntaron cómo había aprendido y les conté; hace once años aprendí las técnicas de RCP en el Hospital Garraham a raíz de una afección de salud que tenía mi hijo Lautaro que este año cumplió 12", agregó el conductor.

La madre, después de todo lo que pasó, le envió fotos de la nena. "Lloré de alegría, vi que se esta recuperando bien. La señora dice que nunca va a dejar de agradecerme", contó el colectivero.

En la empresa le dieron franco el pasado lunes y también lo felicitaron. Este pasado martes volvió a trabajar y fue saludado con afecto por sus compañeros.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!