ESQUEL - Los recientes casos de hantavirus surgidos en la localidad de Epuyén podrían tener algo en común. Si bien los pacientes infectados y la menor fallecida no son familiares entre si, al parecer habrían compartido algún tiempo juntos en un salón de cumpleaños.

El intendente de Epuyén, Antonio Reato, reconoció en diálogo con Radio Chubut que todos ellos -incluidos la nena que falleció el fin de semana- tuvieron en común que asistieron a un cumpleaños que se realizó en un salón de eventos. Estas instalaciones serían el ámbito del contagio, ya que los pacientes no son familiares.

Reato consideró “extraño” al fenómeno porque todos los años hay 1 o 2 afectados por hantavirus que se recuperan por sus propios medios, pero no hay muchos antecedentes que involucren a cinco casos confirmados como ocurrió ahora.

En relación al salón de eventos sospechado como ámbito de contagio, Reato indicó que utilizado con mucha habitualidad y siempre se encuentra en óptimas condiciones de limpieza, lo que enrarece aún más el fenomeno porque el ratón colilargo -que propaga el virus del hanta- elige lugares lugares no frecuentados y poco limpios.