El suizo Kevin Philipp es el protagonista de las imágenes que dieron la vuelta al mundo y explicó que se trató de una “ocasión bastante desafortunada”. Su propia cámara y las de sus compañeros en el aire y en tierra registraron el momento que podía haber terminado en tragedia, pero que tuvo un final feliz, aunque cargado de adrenalina.

Philipp es un intrépido deportista de alto riesgo especializado en parapente y paracaidismo nacido en Suiza. En sus redes sociales compartió el video con el título “No hay tiempo para morir” después de evitar una muerte casi segura cuando por una ráfaga de viento se enredó con las sogas a menos de 1000 metros del suelo.

En la grabación que superó las 26.000.000 de reproducciones, se ve el instante en que el deportista se esfuerza con sus brazos para desenredar las cuerdas y sacar otro equipo de aterrizaje. 

“En el parapente acrobático nos enfrentamos a muchos intentos y errores. Con dos o tres paracaídas de rescate y mucha altura podemos entrenar con seguridad este tipo de deporte”, escribió Philipp en la publicación compartida.

Es así que a pocos segundos de tocar tierra logró abrir el paracaídas de emergencia y aterrizar sin sufrir heridas graves. “Esta ocasión es bastante desafortunada y rara. Solo para tener en cuenta. Vuela alto, aterriza seguro”, agregó sobre lo ocurrido.

Sus compañeros grabaron desde la cima de un cerro cuando su amigo caía sin control hacia el suelo. Más tarde se alegraron de que Philipp se haya salvado y y festejaron su cumpleaños dos días después del hecho.

Con información de La Nación

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!