COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Micaela Duran tiene 25 años, es la mamá de Reyna Iris Aytana, Priscila Eris Alely y Aryadne Liz Eunice, las trillizas que nacieron a las 23 semanas de gestación. Se trata de trillizas gemelas, un caso que se da cada 200 millones de nacimientos. Las bebas están internadas con asistencia respiratoria mecánica, en terapia neonatal es una clínica de la ciudad y su mamá contó cómo viven estos días.

“Les pusimos nombres de princesas y guerreras. Ellas están peleando. Pero necesitan energía y cariño de todos para seguir viviendo. Están en las manos de Dios, pero también de excelentes profesionales que están dando todo. Esto es minutos a minuto. Hay que rezar por ellas”, dijo Micaela.

Asimismo,  indicó que “cada minuto cuenta, cada hora cuenta estamos totalmente enfocados en ellas. A veces muestran mejoría y a veces no, pero siguen vivas y eso es lo importante”.

Micaela contó a Clarín, que el año pasado tuvo un embarazo ectópico. "Es curioso porque después de eso tengo un solo ovario porque me cortaron una trompa de falopio. Por eso es que este embarazo es tan milagroso, dijo.

El nacimiento múltiple se produjo el lunes a la mañana por cesárea. Las trillizas gemelas pesaron apenas 750 gramos, por eso ahora están internadas en el sector de terapia neonatal. El embarazo múltiple es muy poco común, en este caso no se trató de un caso de fertilización asistida, sino de división natural del óvulo dando lugar a tres fetos. 

“Estamos muy agradecidos con la gente. Hay cadenas de oración, gente que se acerca. Necesitamos energía, mucha energía para que las nenas salgan adelante. Tenemos mucha confianza en los médicos, son excelentes. Pero también pensamos que en algo más hay que creer. Por eso decimos que Dios tiene que hacer lo suyo. Tenemos que confiar”, manifestó la joven madre.