COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - “Siempre fue un tipazo, muy buen jefe, un tipo que se dedicaba mucho. Tenía todo su historial de pacientes, recuerdo que tenía diapositivas que se pasaban a dedo, y como le gustaba la fotografía de cada tema tenía sus filminas, sus fotos. Era buen tipo”, dice Mara Márquez.

La pediatra en diálogo con ADNSUR recordó a Guillermo Libenson, el médico de Comodoro que falleció este lunes a los 76 años. Este miércoles le darán cristiana sepultura, una despedida a un hombre muy querido, tal como expresaron cientos de personas en las redes sociales, los obituarios del siglo XXI.

 

 

Libenson dedicó su vida a los niños. Prestó servicios en el Hospital Regional donde fue jefe del área, trabajó en el Centro Catamarqueño y también en la Municipalidad, allí donde lo conoció Miryám Monasterolo.

La titular del Área Programática Sur también lo recordó con mucho cariño. “Era un tipo muy serio, era un médico muy querido, un excelente profesional, muy buena persona”, dijo a ADNSUR.

“Con él trabajamos mucho en el armado de los centro de promoción barriales en la década del 90, fue uno de los primeros pediatras que se sumó y trabajamos mucho en brindar respuesta en atención primaria de la salud”, recordó Monasterolo.

En esa época, Libenson trabajó en el CPB del barrio San Martín, un lugar donde dejó una huella. 

Monasterolo igual lo recuerda como un amante de la fotografía, una disciplina que marcó su vida. “Le gustaba mucho la fotografía, fotografiar la tarea y los paisajes. Creo que tenía muchas fotos de los barrios”, indicó.

 

 

El último año, Guillermo expuso su propia muestra, titulada: “Danzando en la libertad”. Fue en la Alianza Francesa, algo que también recuerda la ginecóloga Regina Gaska, quien lo conoció en el Centro Catamarqueño, donde coincidieron en el ejercicio de la medicina. 

“Era muy buen fotógrafo, esa era su actividad creativa. Yo lo apreciaba mucho, compartimos espacios en el Centro Catamarqueño y también participó de muchas actividades en la Comunidad israelita en Comodoro. Él sacó algunas de las mejores fotos que tenemos de las fiestas que hacíamos. Era un pediatra de primerísimo nivel, un estudioso, muy cuidadoso con todo. Un tipo muy querido, le costaba hacer que sus pacientes dejaran de ir a verlo y vayan a un clínico”, recordó con alegría. 

Guillermo Lebinson nació en Buenos Aires, pero eligió Cómodo para vivir. Aquí nacieron su hijo y sus dos hijas, y desarrolló la profesión que tanto amó y con la que supo cosechar tanto cariño. Este miércoles el pediatra tendrá su última despedida.

 

Con la debida autorización de la mami de Valentino, elegí esta imagen para rendirle homenaje a un gran profesional que...

Publicado por Dr. Libenson - Pediatría CR en Lunes, 14 de septiembre de 2020