Hilario Ríos es un asiduo concurrente al bingo de su pueblo. Una noche la suerte lo acompañó y se ganó una camioneta 0Km. Pero el azar y los tragos no son buenos compañeros y la noche terminó de una manera muy diferente: con el vehículo chocado al costado del camino y el pueblo a oscuras.

El hombre de 48 años, vive en Paraguay, y sabía que un día la suerte golpearía a su puerta… y nada mejor que lo encuentre en el bingo, pensaba, y por eso pasaba varias noches jugando. 

Y la suerte llegó, pero quizás golpeó muy fuerte porque el premio que ganó terminó destrozado.

Es que durante el sorteo del bingo Hilario ganó una camioneta 4x4 Ford Ranger, que se llevó conduciendo él mismo de la sala, y decidió que había que festejar.

Pero en la celebración se pasó de copas y terminó borracho. Sin embargo, esto no lo alejó del volante de su flamante rodado. Pero cuando conducía, perdió el control del vehículo en una curva y se estrelló contra una columna que sostenía el transformador principal de electricidad del pueblo de Itá. El pesado elemento cayó y se generó un gran cortocircuito.

Aunque Hilario salió ileso del impacto, la camioneta no, y todos los vecinos se quedaron sin luz.

Con información de La Voz

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!