CIPOLETTI (ADNSUR) - Una historia de superación emocionó a la comunidad educativa de una  escuela cipoleña. Francisco Pino, un estudiante de 83 años aprendió a leer y escribir gracias al acompañamiento fr los docentes de la escuela para adultos "Eeba 36".  

Fernanda Muñoz, su maestro, relató que se vivió un  momento de mucha alegría el día que el estudiante demostró su logro frente a todos sus compañeros. “Pasó al frente del aula y fue aplaudido por todos”, relató.  

El abuelo asiste desde principio de año a la escuela del barrio Managua. Es oriundo de Ferri y desde que comenzó a ir clases puso un gran esfuerzo ya que el tema de la alfabetización era una materia pendiente en su vida. Uno de los objetivos era poder leer la biblia, ya que Francisco asiste regularmente a una iglesia de la zona.

A lo largo del año, las docentes trabajaron sobre las sílabas y vocales. Con el paso de los meses y vieron el avance que adquiría cada estudiante. “Me di cuenta que él ya podía leer los carteles del aula y lo hice pasar al frente. Le pedí que lo haga frente a sus compañeros y lo logró. Fue un momento de mucha emoción”, dijo a Diario Río Negro.

Luego de los aplausos, Francisco fue a dirección para que certifiquen el logro con un sello y una nota. “Fue un momento muy lindo para mí, para la directora y el resto de los chicos. Con esfuerzo y dedicación Francisco ahora puede leer”, remarcó la docente.