Luego del intento de asesinato por parte de Fernando Sabag Montiel a Cristina Kirchner cuando llegaba a su departamento en Recoleta, este martes pasado, tanto el atacante como su novia, Brenda Uliarte, fueron trasladados para declarar ante la jueza María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo. 

Sin embargo, el agresor se negó a declarar pero lanzó una frase para desligar a su pareja de la investigación.

“Brenda no tuvo nada que ver”, sostuvo el atacante. Vale remarcar que antes que el hombre de nacionalidad brasileña declare que su novia no tuvo nada que ver, Uliarte fue indagada por Capuchetti y Rívolo. 

“Se le pidió a Brenda Uliarte que entregue la contraseña de su telefono celular y se negó a entregar la contraseña. Por órden de la jueza Capuchetti, la PSA comenzó los trabajos de apertura de ese dispositivo. No es únicamente otra de las imputadas, es otra de las personas detenidas e implicadas en el ataque contra Cristina Kirchner”, detalló la periodista Lucía Salinas.

A pesar de las declaraciones de Uliarte, la justicia hace hincapié en una de las fotos que prueba el conocimiento de la mujer sobre los hechos y su situación se complicaría ante la Justicia. La imagen en cuestión es la que se muestra con el arma en la cintura.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!